Viernes, 15 Febrero 2019 08:08

Bendición y maldición. Domingo VI. T.O.

Hay pasajes de la Biblia que, gracias a su sencillez y expresividad, se clavan en el alma con la fuerza de un dardo. El profeta Jeremías dice en la liturgia de este domingo: “Maldito quien confía en el hombre, y busca el apoyo de las criaturas, apartando su corazón del Señor. Será como un cardo en la estepa, que nunca recibe la lluvia; …Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza. Será un árbol plantado junto al agua” (Jer 17,5-8). Para entender este paralelismo, el profeta ofrece la siguiente clave: “Nada hay más falso y enfermo que el corazón del hombre, ¿quién lo conoce?”. Es posible que muchos lectores piensen que el profeta era un escéptico pesimista en su consideración sobre el hombre. Sin la confianza en los demás es imposible vivir, trabajar, amar. ¿Cómo no vamos a confiar en el hombre? Dios mismo nos ha creado solidarios, abiertos a la comunicación y a la donación de nosotros mismos.
El mensaje del profeta parte de

(Jornada Mundial de Manos Unidas)

Se cumplen ahora 60 años de la fundación de Manos Unidas por un grupo de mujeres de Acción Católica comprometidas con el Evangelio y con el hombre que padece hambre en el mundo. Eran mujeres sensibles, valientes, apostólicas. Hay que recordarlo hoy cuando se habla tanto de la mujer, de su dignidad y derechos inalienables. Mujeres que se identificaron con la Iglesia sin reservas y generaron iniciativas para visibilizar el rostro compasivo de los cristianos. Podemos decir que, a su manera, escucharon las palabras de Jesús a Pedro en el evangelio de hoy: «Echad las redes al mar». La pesca milagrosa es un signo del poder de Cristo y de la colaboración del hombre. Manos Unidas une también a las personas en la obra de misericordia que es dar de comer al hambriento y restablecerlo en su dignidad humana.
El lema de este año nos exhorta a trabajar por la igualdad y dignidad de las personas. No existirá igualdad ni dignidad mientras

 

El domingo 13 de Enero se clausuraba el VIII centenario de la presencia dominica en Segovia. En este año de 2019 los Maristas celebran su centenario de la llegada a Segovia como educadores cristianos y las Misioneras Concepcionistas los 125 años de su Congregación. En Segovia —capital y provincia— hay monasterios de vida contemplativa muy antiguos que convierten la diócesis en un inmenso tesoro espiritual. También hay comunidades de vida activa que han marcado la historia de nuestra Iglesia diocesana. Todo nos invita a dar gracias a Dios por la vida consagrada, expresión indiscutible de la santidad de la Iglesia. Lo hacemos en este 2 de Febrero, como cada año, fiesta de la Presentación del Señor.
Que el pecado existe en la Iglesia es algo sabido. Cuando Cristo llama a los Doce, conocía los pecados de Judas, Pedro, Tomás… En la Iglesia primitiva existía, como en la nuestra, la división, la avaricia, el deseo de poder. La Iglesia es parte de la

Domingo, 27 Enero 2019 09:13

El día a día de Jesús. Domingo III T.O

Siempre se ha echado de menos que los evangelios no narren el día a día de Jesús al estilo de un diario que recogiera con detalle la actividad de lo que llamamos su ministerio público. Los evangelios no son biografías al estilo moderno, ni pretenden darnos información exhaustiva sobre todo lo que dijo e hizo Jesús. Tenemos, sin embargo, suficientes datos para formarnos una idea de cómo participó en la vida de sus contemporáneos. Y podemos decir que nada de esa vida le resultó ajeno. 

Cuando san Lucas sintetiza la vida de Jesús en el libro de los Hechos de los Apóstoles, dice simplemente que «pasó haciendo el bien». El domingo pasado veíamos a Jesús, junto a su madre y sus discípulos, participando en unas bodas a las que fue invitado, donde realizó el milagro de la transformación del agua en vino. Jesús no era, como Juan Bautista, un asceta retirado al desierto para hacer penitencia. Realizó su actividad de modo itinerante, acompañado de sus

Miércoles, 16 Enero 2019 08:06

El vino bueno. Domingo II.Tiempo Ordinario

El milagro de las bodas de Caná, donde Jesús transforma el agua en vino, ha pasado a la historia de la interpretación cristiana de los milagros como un gesto de compasión de Jesús con un matrimonio en apuros el día de su boda. Quedarse sin vino en el banquete era un feo a todos los invitados. Los más críticos no entienden que Jesús usara su poder para este tipo de situaciones. Por eso rechazan su historicidad y consideran el pasaje como un relato edificante.
Leído en profundidad, sin embargo, el texto describe mucho más que un simple gesto compasivo. Algún estudioso de mirada aguda ha dicho que el protagonista es el vino. Tanto el viejo, que se acaba, como el nuevo que trae Jesús. Nos encontramos, por tanto, en la transición de lo viejo a lo nuevo. La expresión del maestresala, al probar el agua convertida en vino, es significativa: «Has dejado el vino bueno para el final». Es una proclamación indirecta de que se ha llegado al tiempo final de la historia en

Jueves, 10 Enero 2019 11:43

Cristiano viene de Cristo

Desde niño, Jesús se había acostumbrado a asistir con María y José al culto de la sinagoga. En Nazaret se había criado, y allí se había iniciado en la liturgia sinagogal. Los salmos y las lecturas le eran familiares y seguramente esperaba el momento de explicar públicamente las Escrituras. Ese día llegó cuando, ya adulto, entró en la sinagoga de su pueblo y le invitaron a hacerlo. Jesús tomó el pergamino de las Escrituras, lo desenrolló y leyó el famoso pasaje de Isaías que presenta al Siervo de Dios diciendo: «El Espíritu de Dios está sobre mí porque él me ha ungido».
La ocasión era única para presentarse al pueblo que le escuchaba. La escena parece una presentación de sus cartas credenciales como Siervo y Mesías de Dios. El texto de Isaías proclama la misión que le espera: «Me ha enviado para dar la buena noticia a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el

Lunes, 24 Diciembre 2018 18:07

La familia de Jesús

 

            La Encarnación del Hijo de Dios y su nacimiento de María es el misterio que inicia su existencia humana y da sentido a todos los misterios de su vida, que, en apariencia, es la de un hombre normal, como dice Pablo a los filipenses. Al hablar de apariencia, no queremos decir que Jesucristo apareciera como hombre sin serlo en realidad. Tal interpretación es una de las primeras herejías cristianas denominada docetismo. La Iglesia confiesa que Jesús es verdadero hombre. Su existencia fue realmente humana y no mera apariencia. La gente, sin embargo, desconocía el misterio que se escondía en su persona, aunque percibiera en él una realidad que trascendía su ser de hombre. Por eso se preguntaban con frecuencia: ¿Quién es éste? ¿De dónde le viene su poder? ¿Con qué autoridad actúa? Los estudiosos modernos, para responder a estas preguntas, hablan de conciencia divina de

Lunes, 24 Diciembre 2018 09:28

Una visita inmerecida IV D. Adviento 2018

 El evangelio de este último domingo de Adviento es posiblemente uno de los más entrañables que contienen los cuatro evangelios. Está cargado de simbolismo, ternura y enseñanza. Describe la esencia del evangelio: la salvación en acto. Dos mujeres que se saludan y abrazan. Las dos están encinta de forma milagrosa. Dios las ha mirado con benevolencia y compasión. A Isabel, porque, siendo anciana como su marido, le quita la deshonra bíblica de la esterilidad. Será madre en la vejez. A María, porque, mediante la acción del Espíritu, ha concebido al Hijo de Dios y Mesías de Israel. El mayor orgullo que podía soñar una mujer israelita. Isabel será la madre del Precursor; María, la madre del Esperado de las naciones.

            La escena trascurre en las montañas de Ein Karem, cuando María llega a casa de su pariente para ayudarle en su tiempo de preñez. María sabe, por el anuncio del ángel, que

A medida que se acerca la Navidad, la Iglesia intensifica su llamada a la alegría. El cristianismo es Buena Noticia. Eso significa la palabra evangelio. El Papa Francisco dedicó su primera exhortación apostólica a la alegría del evangelio para que nunca nos dejemos vencer por la tristeza. En la liturgia del tercer domingo de Adviento, el apóstol Pablo nos insiste así: «Alegraos siempre en el Señor, os lo repito, alegraos» (Flp 4,4). Comentando esta carta del apóstol, un gran biblista alemán, H. Schlier, sintetizaba así su contenido: «Ser cristiano quiere decir alegría».
¿Por qué este empeño en vivir alegres? ¿Podemos vivir así cuando tanta gente padece hambrunas, guerras y odios ancestrales, y soporta una pobreza inhumana? ¿Es posible vivir la alegría en un escenario tan desolador? ¿No resulta en ocasiones la alegría una especia de bofetada a quienes no pueden sonreír ante su destino? Una vez más nos enfrentamos con el problema del mal en el mundo

Lunes, 10 Diciembre 2018 08:10

Dios en la historia. D. II. Adviento.

 

De los cuatro evangelistas, Lucas se distingue por escribir su evangelio como si se tratara de un historiador. Presta especial atención, como dice en el prólogo, a recoger los datos que le aportan los testigos oculares de lo que ha dicho y hecho Jesús, ordenarlos y presentarlos de forma que el cristianismo no aparezca como una enseñanza desencarnada de la historia. Para Lucas, la historia es el lugar donde se cruzan los caminos de Dios y del hombre. Es una encrucijada perfecta para que, en el momento oportuno, Dios se haga presente. Así aparece en el evangelio de este domingo de Adviento, cuando presenta a Juan Bautista, precursor de Jesús. En un párrafo solemne que recuerda los anales de su tiempo, dice así: «En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás,

Página 1 de 13
© 2018. Diócesis de Segovia