Sábado, 29 Julio 2017 07:09

XVII Domingo del TO: Discernir y elegir.

La vida del hombre es una constante elección. Desde que se despierta en la conciencia nuestra capacidad de discernimiento, estamos abocados a elegir. La personalidad se configura progresivamente por este doble movimiento: discernir y elegir. Es obvio, pues, que el hombre debe aprender desde niño el arte del discernimiento. Sólo así podrá elegir lo que más le conviene para su crecimiento integral como persona y como cristiano. El Papa Francisco dice que hoy se habla de un «exceso de diagnóstico» que «no siempre está acompañado de propuestas superadoras y realmente aplicables» (EG 50). No basta, asegura, con una mirada puramente sociológica que pretende abarcar la realidad social y aplicar una metodología de manera neutra y aséptica. Francisco quiere ofrecer más

Domingo, 23 Julio 2017 08:35

XVI Domingo del TO: Trigo y cizaña

Entre los atributos de Dios figura el de paciente. Dios es lento a la ira y rico en piedad. La paciencia de Dios tiene dos fundamentos: de una parte, está la misericordia, que sabe esperar la conversión del pecador. De otra parte, está el hecho de que Dios no tiene tiempo, no está sometido por tanto a las esclavitudes de la temporalidad: no tiene que llegar a tiempo a ningún lado, porque está en todos; no tiene prisa por conseguir frutos porque es Señor de la historia; no se ve amenazado por perder una ocasión para ganar un triunfo, ni precipitado por el deseo de conseguir una victoria porque todo es suyo y la historia le pertenece. Dios es paciente y sabe esperar el momento decisivo de su juicio, que llegará al fin del tiempo.

El domingo, 16 de Julio, se cumplen 249 años de la dedicación de la catedral de Segovia que tuvo lugar en 1768. Providencialmente, celebramos este aniversario con la inauguración del nuevo presbiterio cuyo altar será consagrado solemnemente. Desde la reforma del Concilio Vaticano II, el presbiterio de la capilla mayor de la catedral se arregló provisionalmente mediante el mobiliario que ha llegado hasta hoy. El cabildo catedralicio ha decidido renovar el presbiterio dando a la liturgia catedralicia la dignidad que merece. Agradecemos esta iniciativa que pone de relieve la importancia de los tres elementos que conforman el espacio celebrativo: el altar, el ambón de la Palabra de Dios y la cátedra episcopal.

Es posible que la devoción al Corazón de Jesús nos parezca anticuada, pasada de moda. Es posible también que algunas imágenes del Corazón de Cristo resulten poco atractivas, melifluas, carentes de verdadera espiritualidad. En el arte, incluso en el sacro, hay cosas buenas y cosas malas. Pero el simbolismo del Corazón de Cristo es y será siempre actual. ¿Hay algo más nuclear en la persona que el corazón? ¿Algo identifica más al hombre que su propio corazón? ¿No late con fuerza cuando nos enamoramos? ¿No parece que se sale del pecho cuando algo nos asalta o nos conmueve? ¿No lo entregamos a alguien como signo de amor? Hasta lo usamos, como emoticón, en nuestros diálogos sin palabras. El corazón es un símbolo universal, comprensible

Sábado, 01 Julio 2017 07:43

XIII Domingo TO: Ser digno de Cristo

 

Aunque Cristo sea un misterio insondable, absolutamente único en el panorama de las religiones, se deja conocer a través de las exigencias que plantea a sus seguidores. Su forma de actuar y enseñar posee el estilo de una autoridad única, que él presenta como recibida directamente de Dios. Sus palabras y gestos se remiten a lo que ha oído y visto del Padre. Podemos decir que no se sale del guión que ha recibido del Padre para actuar entre los hombres.

Para seguir a Jesús hay que posponer todo: la familia, el trabajo, la profesión, los bienes de este mundo. Su señorío alcanza a toda la existencia de la persona. De

En el evangelio de este domingo Jesús habla de la posibilidad del martirio cuando se trata de dar testimonio de la fe. La fe —viene a decir— no es para esconderla en el interior de una bodega, sino para proclamarla desde las terrazas. El cristianismo nació como predicación pública de la resurrección de Cristo. Y esto acarreó enseguida persecución y muerte entre los seguidores de Cristo. Basta leer los Hechos de los Apóstoles para comprender que el martirio es inherente a la vocación cristiana. Cristo murió mártir a causa de las verdades que proclamó. Precisamente por esto enseñó a sus discípulos a contar con esta posibilidad. Y lo hizo de dos formas: acrecentando la confianza en Dios y perdiendo el miedo a morir.

Domingo, 18 Junio 2017 07:09

Corpus Christi 2017: Comer para vivir.

Es difícil entender que un cristiano afirme que la misa no le dice nada. Muchos cristianos abandonan la eucaristía aduciendo esta razón. Intentando comprender la sinceridad de quien piensa así, podemos suponer ignorancia del significado de la eucaristía. Se desconoce su origen, el valor de sus signos y palabras, y, en último término, la intención de Jesús al ofrecer su cuerpo y sangre como comida y bebida. Quien ignora esto no entiende nada. También puede ser que la rutina de nuestras misas borre la belleza de su contenido. Como la fotografía de un ser querido termine por no decir nada cuando el tiempo ha borrado su imagen convertida en una mera sombra.

Sabemos, sin embargo, que

En su obra Paradojas y nuevas paradojas, Henri de Lubac dedica un capítulo al tema de la «vida espiritual» de donde recojo este pensamiento: «Los cadáveres espirituales permanecen más tiempo agostados que los cadáveres temporales antes de la descomposición. Pero no por eso son menos cadáveres». La descomposición física es un proceso rápido, ciertamente. La espiritual puede durar toda una vida, lo que haría del hombre un cadáver viviente. El hombre sin Espíritu carece de lo que Jesús llama Vida. He escrito con mayúsculas las palabras Espíritu y Vida porque no me refiero al espíritu propio de su condición humana. Tampoco la Vida de la que habla Jesús es la meramente física. Al hablar de Espíritu y Vida,

«El inmortal seguro»

¿Es la Ascensión de Jesús a los cielos una despedida? Así sería si Jesús se hubiera ido a los cielos físicos, azules, que contemplan nuestros ojos. Habría cambiado la tierra por el cielo separándose físicamente de nosotros. Pero Jesús no ha ascendido a los cielos físicos, que —no lo olvidemos— forman parte del universo creado. No vive en alguna parte de la creación visible, cuyos límites no llegamos a abarcar con la mirada. Jesús ha retornado al Padre de donde salió. Ha entrado en el mundo propio de Dios; o, si nos gusta más la expresión bíblica, ha vuelto

Viernes, 19 Mayo 2017 06:53

El hombre y el Espíritu

 

La Pascua es el tiempo idóneo para administrar el sacramento de la confirmación. Como obispo, no ceso de confirmar a adolescentes y jóvenes que se han preparado con catequesis adecuadas a su edad. Confieso, sin embargo, que cada vez me resulta más difícil hablarles sobre el Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad. Si ya es difícil explicar qué es lo espiritual del hombre, tan saturado por lo material, ¿qué entenderán —me pregunto— cuando hablamos del Espíritu Santo? El hecho de que en la revelación cristiana, el Espíritu se designe siempre mediante símbolos —agua, viento, fuego, soplo— indica la dificultad de representarnos al Espíritu, que lo invade todo, lo penetra todo, pero es inasible en su

© 2018. Diócesis de Segovia