marta

marta

 VIRGILIO

VIRGILIO, maestro jubilado y perteneciente al  Movimiento de Cursillos de Cristiandad  y  Adoración Nocturna

  •  ¿Cómo ha cambiado su día a día desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento?

El cambio en un jubilado no es muy notable. Se reduce a más tiempo (todo), en casa y siguiendo la práctica religiosa por los medios de comunicación.

  •  ¿Qué papel desempeña la Iglesia frente al coronavirus?

El papel de la Iglesia está siendo dignísimo procurando, y consiguiendo, estar cerca del más necesitado en todos los órdenes.

  •  ¿En estos tiempos de mayor convivencia en el hogar, cuál es la posición de los padres como educadores en la fe de sus hijos?

En un jubilado y mi esposa, con hijos mayores y fuera del hogar, el papel de educadores, apenas, nos corresponde. Sin embargo nuestra disponibilidad de ayuda, de cualquier tipo, sobre todo hacia la atención a los nietos, es total y a ella acuden.

  •  ¿De qué manera su fe le ayuda a sobrellevar esta situación?

Para dar un sentido de creyente comprometido, con los problemas que surgen, es fundamental tener una experiencia de vivir la fe en las “duras” y en las “maduras” que la vida proporciona. Es muy difícil improvisar una vida de  creyente, solo, para momentos de apuro.

  •  ¿Cómo cree que la fe puede servir de “vacuna” ante la impotencia y el miedo de enfermos y familiares?

El testimonio de los que queremos vivir la Fe en Jesucristo, debe ser lo suficientemente seductor, por convincente y auténtico, que los demás quieran asumir un estilo de vida semejante, donde lo que prima es la aceptación y vivencia, sin miedos y con alegría contagiosa,  del Evangelio.  Así  la fe vivida SI puede ser una “vacuna”; porque nuestro modelo será Cristo, que está por encima de cualquier circunstancia o moda que puede surgir.

  •  ¿Considera que, debido a las circunstancias, estamos profundizando en nuestra relación personal con el Señor de una manera más pura?

La relación más auténtica con el Señor, es  “con”  y  “ en” la Comunidad, donde Él se hace presente real y verdaderamente, y en la recepción de  Lo que estamos viviendo, es “sólo” una emergencia obligada.

  •  ¿Opina que la irrupción de esta crisis sanitaria y social ha alterado la forma de vida generalmente individualista y materialista de la humanidad?

Veremos cómo nos comportamos cuando se recupere la normalidad. Creo que habrá un antes y un después de esta crisis. Ojala sepamos estar a la escucha y hagamos un después  siendo más solidarios y menos materialistas.

  •  ¿Cree que una vez superada la pandemia el ser humano cambiará su actitud ante la vida y ante los demás?

Seguramente se suscitarán cambios y  haremos una sociedad más preocupada por lo que, realmente, es trascendente-.

  •  La Iglesia ha sabido adaptarse para continuar con su labor desde la distancia ¿cómo valora las iniciativas evangelizadoras a través de los medios de comunicación y redes sociales?

Creo, sinceramente, que la Iglesia está donde debía a través de los medios, y por la disponibilidad del clero, de personas consagradas y  muchos laicos.

  •  Escoja una cita bíblica que sirva como mensaje de esperanza a los creyentes

“Bendito el  Dios  y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su gran misericordia nos hizo renacer para una esperanza  viva por la Resurrección. ( 1. Pedro. 1, 3)”

papa francisco copia

 

Queridos hermanos y hermanas:

Se aproxima el mes de mayo, en el que el pueblo de Dios manifiesta con particular intensidad su amor y devoción a la Virgen María. En este mes, es tradición rezar el Rosario en casa, con la familia. Las restricciones de la pandemia nos han “obligado” a valorizar esta dimensión doméstica, también desde un punto de vista espiritual.

Por eso, he pensado proponerles a todos que redescubramos la belleza de rezar el Rosario en casa durante el mes de mayo. Ustedes pueden elegir, según la situación, rezarlo juntos o de manera personal, apreciando lo bueno de ambas posibilidades. Pero, en cualquier caso, hay un secreto para hacerlo: la sencillez; y es fácil encontrar, incluso en internet, buenos esquemas de oración para seguir.

Además, les ofrezco dos textos de oraciones a la Virgen que pueden recitar al final del Rosario, y que yo mismo diré durante el mes de mayo, unido espiritualmente a ustedes. Los adjunto a esta carta para que estén a disposición de todos.

Queridos hermanos y hermanas: Contemplar juntos el rostro de Cristo con el corazón de María, nuestra Madre, nos unirá todavía más como familia espiritual y nos ayudará a superar esta prueba. Rezaré por ustedes, especialmente por los que más sufren, y ustedes, por favor, recen por mí. Les agradezco y los bendigo de corazón.

Roma, San Juan de Letrán, 25 de abril de 2020
Fiesta de san Marcos, evangelista

 Francisco

 

Oración a María

Oh María,
tú resplandeces siempre en nuestro camino
como un signo de salvación y esperanza.
A ti nos encomendamos, Salud de los enfermos,
que al pie de la cruz fuiste asociada al dolor de Jesús,
manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación del pueblo romano,
sabes lo que necesitamos
y estamos seguros de que lo concederás
para que, como en Caná de Galilea,
vuelvan la alegría y la fiesta
después de esta prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor,
a conformarnos a la voluntad del Padre
y hacer lo que Jesús nos dirá,
Él que tomó nuestro sufrimiento sobre sí mismo
y se cargó de nuestros dolores
para guiarnos a través de la cruz,
a la alegría de la resurrección. Amén.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios,
no desprecies nuestras súplicas en las necesidades,
antes bien líbranos de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita.

 

Oración a Maria

«Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios».

En la dramática situación actual, llena de sufrimientos y angustias que oprimen al mundo entero, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, y buscamos refugio bajo tu protección.

Oh Virgen María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia de coronavirus, y consuela a los que se encuentran confundidos y lloran por la pérdida de sus seres queridos, a veces sepultados de un modo que hiere el alma. Sostiene a aquellos que están angustiados porque, para evitar el contagio, no pueden estar cerca de las personas enfermas. Infunde confianza a quienes viven en el temor de un futuro incierto y de las consecuencias en la economía y en el trabajo.

Madre de Dios y Madre nuestra, implora al Padre de misericordia que esta dura prueba termine y que volvamos a encontrar un horizonte de esperanza y de paz. Como en Caná, intercede ante tu Divino Hijo, pidiéndole que consuele a las familias de los enfermos y de las víctimas, y que abra sus corazones a la esperanza.

Protege a los médicos, a los enfermeros, al personal sanitario, a los voluntarios que en este periodo de emergencia combaten en primera línea y arriesgan sus vidas para salvar otras vidas. Acompaña su heroico esfuerzo y concédeles fuerza, bondad y salud.

Permanece junto a quienes asisten, noche y día, a los enfermos, y a los sacerdotes que, con solicitud pastoral y compromiso evangélico, tratan de ayudar y sostener a todos.

Virgen Santa, ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas y se venza este virus.

Asiste a los líderes de las naciones, para que actúen con sabiduría, diligencia y generosidad, socorriendo a los que carecen de lo necesario para vivir, planificando soluciones sociales y económicas de largo alcance y con un espíritu de solidaridad.

Santa María, toca las conciencias para que las grandes sumas de dinero utilizadas en la incrementación y en el perfeccionamiento de armamentos sean destinadas a promover estudios adecuados para la prevención de futuras catástrofes similares.

Madre amantísima, acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria. Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio y la constancia en la oración.

Oh María, Consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, haz que Dios nos libere con su mano poderosa de esta terrible epidemia y que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad.

Nos encomendamos a Ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén.

FOTO DAVID SAN JUAN

DAVID, seglar de la parroquia de San Frutos

  • ¿Cómo ha cambiado su día a día desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento?

En nada que merezca verdaderamente la pena. Como todos, he tenido que renunciar a planes, rutinas y proyectos y encerrarme en casa, pero eso es un lujo con la que está cayendo. Siempre pienso en la gente enferma, en los internos y trabajadores de las residencias de ancianos, en las familias con personas dependientes y veo que lo que nos ocurre a la mayoría es menos que nada. Somos unos privilegiados.

  • ¿Qué papel desempeña la Iglesia frente al coronavirus?

La Iglesia es un agente social imprescindible. Y debe serlo durante y después de la pandemia. En medio de ésta, está haciendo visible al Señor en la medida de las posibilidades y siempre dando lo mejor de sí; sobran los ejemplos de entrega y compromiso. Pero creo que donde más nos jugamos es después, “cuando todo esto pase”. Igual que hemos de hacer cada uno, la Iglesia en su conjunto y en sus diversas realidades (diócesis, parroquias, comunidades religiosas...) debería de aprovechar la oportunidad para reflexionar sobre su papel en la sociedad y ponerse a ello.

  • ¿En estos tiempos de mayor convivencia en el hogar, cuál es la posición de los padres como educadores en la fe de sus hijos?

No creo que haya cambiado respecto a antes de la enfermedad. Puede haber más tiempo para hacer tareas del cole y de la catequesis, pero las creencias y comportamientos de los padres no han debido de variar mucho. Los que entienden que la familia es una Iglesia doméstica habrán aprovechado la oportunidad para explicar a los hijos esta situación desde la fe y manifestar la presencia de Dios en casa. Los que no lo entienden así educarán en valores de otras formas.

  •  ¿De qué manera su fe le ayuda a sobrellevar esta situación?

Creo que me ayuda a tener una visión sosegada de la realidad. Nada te turbe, nada te espante ... Pero todo esto depende de las situaciones personales y del ánimo de cada cual. La fe no es incompatible con el miedo. Véase la siguiente respuesta.

  • ¿Cómo cree que la fe puede servir de “vacuna” ante la impotencia y el miedo de enfermos y familiares?​

Las situaciones fuertes de la vida pueden hacernos afianzar nuestra fe o hacerla tambalearse, como le ocurrió a Pedro en el lago, que caminaba sobre las aguas en pos del Maestro y un segundo después se hundía. La fe no es un logro personal, no es algo perfecto, alcanzado y cerrado. La fe viene acompañada de dudas y de pequeñas traiciones. Es algo abierto y frágil que hay que cuidar. La fe no es una vacuna. Estas situaciones nos prueban y puede que nos “suban las defensas” como hacernos sentir abandonados por Dios. Yo no puedo decir mucho sobre esto, no he pasado por el trance de sufrir al bicho en mi familia, pero sí me siento cercano a los que creen y a los que dudan.

  •  ¿Considera que, debido a las circunstancias, estamos profundizando en nuestra relación personal con el Señor de una manera más pura?

Puede que sí, cada uno a nuestra manera. No es lo mismo una persona que se haya visto afectada que los que estamos en casa sin mayores contratiempos; no es lo mismo una persona joven que una mayor; pero sí que muchos nos estamos planteando la relación con la muerte y la trascendencia de un modo distinto.

  •  ¿Opina que la irrupción de esta crisis sanitaria y social ha alterado la forma de vida generalmente individualista y materialista de la humanidad?

Se habla mucho de ello. Lamento ser pesimista, pero creo que la mayoría de las nuevas manifestaciones de solidaridad no durarán mucho. Estamos en un estado de shock que se irá diluyendo con el tiempo. Las personas y las naciones seguirán compitiendo entre sí.

  •  ¿Cree que una vez superada la pandemia el ser humano cambiará su actitud ante la vida y ante los demás?

El Papa Francisco ha escrito el 17 de abril un artículo en el que propone “ un plan para resucitar a la humanidad: contagiarse con los anticuerpos de la justicia, la caridad y la solidaridad para la reconstrucción después de la pandemia ”. Sería lo deseable, sería la implantación del Reino, pero no creo que vaya a ser así por el momento en el conjunto de la sociedad, en el ser humano en general como sugiere la pregunta... Con el tiempo, legítimamente, cada cual volverá a defender lo suyo, más cuando veamos cara a cara la crisis económica que nos aguarda. Creo que la conversión es individual, así se empieza y así lo hicieron los primeros discípulos. Como cristianos particulares, debemos “sentirnos llamados” a un cambio de actitud ante la forma de entender la vida y ante nuestra relación y compromiso con los demás. Como Iglesia, tenemos la responsabilidad de ofrecer lo mejor de​ nosotros mismos. Es una oportunidad que no podemos desperdiciar. Tampoco en nuestra Iglesia de Segovia. 

  •  La Iglesia ha sabido adaptarse para continuar con su labor desde la distancia ¿cómo valora las iniciativas evangelizadoras a través de los medios de comunicación y redes sociales?

Muy bien. Se nota el salto de calidad en los medios técnicos y la capacidad de respuesta ante la crisis de una manera imaginativa. Creo que hay que seguir en esta línea para lograr que la Iglesia tenga más visibilidad en la sociedad. 

❖ Escoja una cita bíblica que sirva como mensaje de esperanza a los creyentes

«Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya». Y se le apareció un ángel del cielo, que lo confortaba (Lc 22, 42-43).

En este tercer domingo de Pascua leemos el siempre sorprendente evangelio de los discípulos de Emaús, que, perdida la esperanza en Jesús, abandonan la Iglesia madre de Jerusalén para retomar su vida ordinaria. Precisamente, en ese retorno a lo ordinario, Jesús se presenta, caminando a su lado e interesándose por la conversación que traen por el camino.
No lo reconocen y lo tachan de forastero que no sabe lo sucedido. ¡Tremenda ironía de Lucas! Jesús, ¡un forastero! Llama la atención que, al describir los sucesos, los discípulos son capaces de narrarlos como si se tratara de un resumen de la fe: Presentan a Jesús de Nazaret como profeta poderoso, hablan de su condena a muerte y crucifixión, reconocen que las mujeres no encontraron su cuerpo en el sepulcro y que los ángeles les habían dicho que estaba vivo, respaldan la confesión de las mujeres por el testimonio de «algunos de los nuestros» que fueron al sepulcro pero a él no le vieron. Es una perfecta descripción de los acontecimientos a la que le falta lo más importante: la fe.
Los discípulos de Emaús no creen. Comienza entonces Jesús, el forastero que no sabe, a explicarles las Escrituras y desvelarles su significado último realizado en él mismo. Él es quien da sentido a la fe. Él es el fundamento del Credo. Por eso, desgrana los textos que «se referían a él en toda la Escritura». Para ser forastero, sabía bastante.
El clímax del relato llega cuando Jesús, haciendo ademán de seguir adelante, una vez llegados a Emaús, es invitado a quedarse con ellos y cenar, dado que había llegado la noche. Jesús accede, se sienta a la mesa y, tomando el pan, repite el gesto inolvidable de la última cena: «pronunció la bendición, lo partió y se lo dio». Los misterios de Cristo no pertenecen al pasado. Son siempre actuales. De ahí que el mismo Cristo pueda actualizarlos por su condición de Resucitado. El sigue vivo.
El evangelista dice que se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Jesús es siempre reconocible cuando los ojos se iluminan con su actuación. El problema que tenemos los hombres es sólo este: mirar y reconocer. A nosotros también nos cuesta descubrir que Dios camina a nuestro lado. Hay textos literarios, poemas, ensayos que hablan de esta presencia cotidiana del Señor, que camina a nuestro lado. Como camina junto a nosotros en el confinamiento, en nuestros temores, en el miedo al contagio, en la soledad que dejan los muertos y en la esperanza de volver a la vida ordinaria. Camina discretamente. A veces hacemos de Dios un forastero que no se interesa por los problemas del lugar, por la turbación del hombre que pierde su esperanza. Le contamos nuestras historias que él escucha pacientemente. Quizás nos falte, como hicieron los de Emaús, invitarle a pasar a nuestra casa y compartir con él nuestra cena, de modo que él nos invite a la suya. En un magnífico cuadro de Rembrandt sobre Emaús, una mujer prepara al fondo de la escena la cena para los peregrinos. Pero, mientras tanto, Jesús, en un primer plano lleno de majestad, está partiendo el pan para sus discípulos. Es la paradoja eterna: las vidas se cruzan y se iluminan cuando invitamos a Jesús a vivir con nosotros, entre nosotros. Entonces él, tomando nuestro relato de la vida, lo hace suyo, no lo desprecia ni lo infravalora, pero nos los devuelve mezclado con su propio relato, explicando desde la entraña de la fe, todo lo que sucede, por qué y para qué sucede. Es decir, nos lee la verdadera historia de los acontecimientos de manera que, al escucharlo, los ojos se abren y lo reconocemos junto a nosotros, sentado a la mesa y partiendo para nosotros el pan. Deja de ser forastero para ser compañero de camino.

 

+ César Franco
Obispo de Segovia.

lucía sevillano web

LUCÍA, seglar

  •  ¿Cómo ha cambiado su día a día desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento?

No he tenido mucho problema en cambiar mis rutinas y mis continuas salidas a la calle por organizarme quedándome en casa. El tiempo, generalmente, no se me hace largo.

  •  ¿Qué papel desempeña la Iglesia frente al coronavirus?
He encontrado acompañamiento por parte de algunos sacerdotes y he sentido, también, una falta de presencia que me ha resultado dolorosa. Digo esto sin olvidarme de que Iglesia somos todos.
  •  ¿En estos tiempos de mayor convivencia en el hogar, cuál es la posición de los padres como educadores en la fe de sus hijos?

Por mi situación personal me resulta difícil contestar esa pregunta.

  •  ¿De qué manera su fe le ayuda a sobrellevar esta situación?

Intento que sea el principal motor para ello y con frecuencia lo consigo.

  •  ¿Cómo cree que la fe puede servir de “vacuna” ante la impotencia y el miedo de enfermos y familiares?

Pequeños detalles me han hecho ver que, incluso en gente no religiosa, algunas alusiones a una mirada de fe les ha venido bien.

  •  ¿Considera que, debido a las circunstancias, estamos profundizando en nuestra relación personal con el Señor de una manera más pura?
Yo dedico más tiempo que nunca a la oración y puedo decir que sí es mayor esta relación con el Señor. Además, pienso y quiero creer que, sin necesidad de ser creyentes, muchas personas cambiarán vosas importantes en sus vidas.
  •  ¿Opina que la irrupción de esta crisis sanitaria y social ha alterado la forma de vida generalmente individualista y materialista de la humanidad?
La vida se nos ha parado, de alguna manera. No todo tiene solución por parte del hombre, aunque a veces hayamos pensado que somos omnipotentes, que controlamos la vida desde su inicio hasta su final. Veo gestos solidarios muy bonitos; me gusta, por ejemplo, con cuánto mimo se protege y se cuida a las personas mayores que están solas en casa. Mucha gente está ayudando aún corriendo riesgos.
  •  ¿Cree que una vez superada la pandemia el ser humano cambiará su actitud ante la vida y ante los demás?

Me gustaría que  así fuera, pero a veces lo dudo. Otras tragedias similares en la historia no han evitado que, pasado el tiempo, se vuelva a la tendencia humana de pensar en uno mismo y acumular poder o bienes.

  •  La Iglesia ha sabido adaptarse para continuar con su labor desde la distancia ¿cómo valora las iniciativas evangelizadoras a través de los medios de comunicación y redes sociales?

 Es lo que nos ha ayudado, normalmente. Jamás imaginamos vivir una situación así: una Semana Santa y una Pascua por televisión. Sin embargo, hay ciertos bullicios que, lejos de echar de menos, he agradecido no tener.

  •  Escoja una cita bíblica que sirva como mensaje de esperanza a los creyentes
"¿Por qué teméis, hombres de poca fe?"   (Mt. 8, 26)

MARISA

MARISA, discípula de Jesús

  •  ¿Cómo ha cambiado su día a día desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento?

He ampliado el círculo de personas que buscamos y compartimos la presencia de Dios en el mundo y sobre todo, ahora, en la vulnerabilidad humana.

  • ¿Qué papel desempeña la Iglesia frente al coronavirus?

No es un papel el que tenemos que interpretar como Iglesia en medio del sufrimiento humano, sino hacer presente, con nuestra forma de implicarnos, la presencia de Jesús del Evangelio que nos ha salvado.

  • ¿En estos tiempos de mayor convivencia en el hogar, cuál es la posición de los padres como educadores en la fe de sus hijos? 

Si consideramos educadores en la fe a los padres que demandan un Sacramento para sus hijos, creo que han descubierto a un Dios misericordioso y han entablado otra relación con Él. Los que no se plantean la fe dentro de una religión, están igualmente abiertos a transmitir esperanza y fe en su capacidad de transformar el mundo amando. 

  •  ¿De qué manera su fe le ayuda a sobrellevar esta situación? 

Mi fe me ayuda a implicarme más en el proyecto que nos trajo Jesús: el Reino de Dios, del Amor.

  •  ¿Cómo cree que la fe puede servir de “vacuna” ante la impotencia y el miedo de enfermos y familiares?

La fe no puede ser una vacuna. La fe es morir y resucitar cada día con Jesús, creyendo firmemente que Él va con nosotros. 

  • ¿Considera que, debido a las circunstancias, estamos profundizando en nuestra relación personal con el Señor de una manera más pura? 

Estamos buscando un flotador para no hundirnos, ¡¡pero ahí también está Dios!! 

  •  ¿Opina que la irrupción de esta crisis sanitaria y social ha alterado la forma de vida generalmente individualista y materialista de la humanidad?​ 

En el aislamiento nos sentimos seguros si vamos en la misma barca. Ojalá cuando llegue la debacle económica nos sintamos igual... todos unidos. Yo confío.

  • ¿Cree que una vez superada la pandemia el ser humano cambiará su actitud ante la vida y ante los demás? 

Espero que el hombre nuevo que salga de esto haga un mundo nuevo. Y en eso, Jesús va por delante. 

  •  La Iglesia ha sabido adaptarse para continuar con su labor desde la distancia ¿cómo valora las iniciativas evangelizadoras a través de los medios de comunicación y redes sociales?

A mí, personalmente, no me ayuda, pero reconozco que habrá personas que lo necesitan. Pero no se nos puede olvidar que la Iglesia tiene que reflejar el rostro de Dios en el mundo, en el ser humano. No dar servicios religiosos, sino servir ahí donde el ser humano sufre. 

  • Escoja una cita bíblica que sirva como mensaje de esperanza a los creyentes 

Estaban hablando de estas cosas, cuando Él se presentó en medio de ellos y les dice: “Paz a vosotros” (Lc 24, 36).
La paz y la alegría del Resucitado no son como las que da nuestro mundo. ¡Lo reconoceremos enseguida!

lacaridadnocierra

Cáritas Diocesana de Segovia , pese al gran desafío que ha supuesto el coronavirus, ya que más del 50% de su plantilla ha estado enferma por estar cercanos a las personas más vulnerables de nuestra diócesis, ha seguido dando respuesta a las personas que más lo necesitan.

Desde el Programa de acogida y atención primaria , se ha continuado realizando acciones de acompañamiento ; cuidando todos los aspectos relacionados con la alimentación, facturas de suministros, gastos de farmacia y la salud d e las personas. Siguiendo las recomendaciones de las Administraciones Públicas , Cáritas Diocesana de Segovia ha adaptado su actividad a las circunstancias excepcionales y a la situación de emergencia sanitaria que se está viviendo , estableciendo las medidas necesarias para seguir
estando junto a las personas que más lo necesitan , para lo que se han fijado turnos de trabajo de forma telefónica y telemática, de tal manera que se ha garantizado la atención a todas las llamadas telefónicas y correos que entran en los teléfonos habituales: 921 46 11 88 y 921 46 28 20 y en el correo atencióEsta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. dando respuestas a todas las situaciones de urgencia que han llegado.

Aunque lo importante no son los datos cuantitativos, si no el seguir teniendo a la persona como centro de la intervención de Cáritas y el acompañamiento en sus procesos de dolor, queremos recoger las acciones que se están desarrollando en este periodo tan complicado, para que nuestra ciudadanía sea partícipe de las mismas y sepa en qué se están invirtiendo sus aportaciones económicas, que con tanta generosidad están haciendo a nuestra institución. 

Acogida y Seguimientos, Ayudas en Especie para Alimentación, Ayudas Económicas para Alimentación, Suministros, Ayudas para Farmacia, para Alimentación Infantil , Adelanto de Ayudas para Emergencias...para lo cual estamos en permanente coordinación con los servicios sociales públicos y privados tanto de nuestra ciudad y provincia. Los d tos dados a continuación se corresponden al periodo entre el 16 de marzo a 20 de abril de 2020 (periodo de confinamiento).

balance cáritas

san josé

Cáritas Diocesana de Segovia sigue trabajando en estos momentos de dificultad en los que todos estamos inmersos en mayor o menor medida. Momentos de dificultad, si, pero también llenos de esperanza en el ser humano y llenos de iniciativas solidarias, tanto a nivel individual como colectivo. Este es el caso de Miguel, profesor de Educación Física del barrio de San José de nuestra ciudad.

Miguel ha conseguido involucrar a sus compañeras/os del departamento de música del citado instituto, así como al compañero de Sepúlveda y a antiguos compañeros de la comunidad de Madrid a hacer algo por los demás, a través de instituciones como la nuestra y a través del juego.

Ha puesto un reto a sus alumnos, hacer una coreografía y/o play back de la canción Resistiré, que posteriormente le será remitida. Lo pueden hacer a través de la visualización del canal de youtube, en el que varios artistas nacionales la versionan. Cada visita de esta página sirve para recaudar fondos a Cáritas para paliar los efectos del coronavirus a las personas y familias que peor lo están pasando.
También están sensibilizando a sus alumnos y familias sobre las consecuencias que el coronavirus está teniendo en nuestro entorno y nuestras familias y sobre como pueden colaborar con Cáritas y otras instituciones sociales, para que la pandemia no sea tan letal en los vecinos de nuestra ciudad y provincia. De no ser por la ayuda de estas personas y empresas que estamos recibiendo, no podríamos atender a todas las personas que tan mal lo están pasando.

GRACIAS a todos los 'Migueles' que nos están ayudando.


Facebook Caritas
CAMPAÑA ABIERTA:

Cada GESTO cuenta. GESTOS de Solidaridad. Cáritas Diocesana de Segovia.
DONA en nuestro número de cuenta ES9020387627826000135015
DONA en nuestros teléfonos 921462820 - 921461188
(Concepto Campaña COVID 19)

DECLARACIÓN DEL COMITÉ DE BIOÉTICA DE ESPAÑA SOBRE EL DERECHO Y DEBER DE FACILITAR EL ACOMPAÑAMIENTO Y LA ASISTENCIA ESPIRITUAL A LOS PACIENTES CON COVID-19 AL FINAL DE SUS VIDAS Y EN SITUACIONES DE ESPECIAL VULNERABILIDAD

 


virus 4976408 1920

 La crisis generada por la pandemia de COVID-19 ha puesto a prueba a nuestra sociedad, que está respondiendo de manera ejemplar ante una experiencia de sufrimiento que era inimaginable hace tan solo unas semanas. La excelencia de nuestros profesionales de la salud está sosteniendo un sistema sanitario tensionado día tras día, más allá de sus posibilidades, algo que los ciudadanos han percibido claramente reaccionando con continuas muestras públicas de agradecimiento. 

 

Esta epidemia hace imprescindible el aislamiento de las personas infectadas, lo cual supone añadir a la enfermedad un factor de desconcierto y desgarro familiar del que no teníamos experiencia. Los pacientes que requieren hospitalización, o están institucionalizados en residencias, sufren de manera especial esta desconexión de sus seres queridos. Lo mismo ocurre con aquellos pacientes que presentan especial vulnerabilidad como son las personas con discapacidad o los menores de edad. El sufrimiento se hace especialmente lacerante cuando un paciente entra en la fase final de su vida con esta privación afectiva.

El Comité de Bioética de España hizo público recientemente un documento de reflexión sobre cuestiones éticas relacionadas con la COVID-19, en particular, sobre el riesgo de discriminación por edad, discapacidad o deterioro cognitivo (Informe del Comité de
Bioética de España sobre los aspectos bioéticos de la priorización de recursos sanitarios en el contexto de la crisis del coronavirus de 25 de marzo de 2020).  El Ministerio de Sanidad, varios Comités de Ética autonómicos y otras instituciones también han sacado a luz informes y recomendaciones sobre ciertos aspectos éticos que están siendo de gran ayuda para los profesionales y los responsables de la gestión.  

Ahora, mediante esta Declaración, queremos hacer una invitación a estudiar el modo de mejorar el acompañamiento. En estas semanas, miles de pacientes han fallecido sin sentir el afecto y la cercanía de sus seres queridos, así como sin contar con apoyo
espiritual o religioso conforme a sus convicciones y creencias. Las circunstancias forzadas por una infección con tan alta contagiosidad y letalidad hacen que sea imperativa la adopción de medidas muy estrictas para prevenir la transmisión de este
virus. No obstante, también debemos reflexionar sobre el modo de facilitar un entorno más compasivo en el morir de estos pacientes, lo cual forma parte de la auténtica calidad asistencial. Igualmente, hay pacientes vulnerables que presentan unas
necesidades específicas de apoyo y acompañamiento que no se están ofreciendo en todos los casos. ​

Las decisiones que se adoptan en contextos tan graves como el actual, no dejan demasiado espacio para la reflexión, y ello lleva en muchas ocasiones a que aquellas se adopten sin atender a los valores en conflicto o sin considerar la alternativa de cursos de acción intermedios. Aun en tiempos tan convulsos como los que estamos viviendo, la reflexión sobre valores debe encontrar un mínimo espacio y no caer en la mera asunción de patrones de conducta que se desentienden de deberes tan esenciales en el ámbito asistencial como los de beneficencia y no maleficencia.

Más allá del esfuerzo que los profesionales sanitarios -cualquiera que sea su estatus- ya están haciendo para paliar esta carencia afectiva, se debe estudiar el modo de permitir el acceso de, al menos, un familiar, sobre todo, en los momentos de la despedida. Nos
consta que algunas Comunidades Autónomas, así como hospitales y residencias de mayores, ya han aprobado protocolos o guías para que la persona pueda estar acompañada al final de su vida, sin poner en riesgo ni a los acompañantes ni al equipo sanitario. Si es importante la toma periódica de las constantes de un paciente adoptando las máximas medidas de protección por parte de los profesionales, no hay duda de que procurar el oportuno acompañamiento de un ser querido en el momento de la muerte, así como el apoyo espiritual o religioso cuando lo soliciten, es un esfuerzo a todas luces justificado y un acto superior de humanización.

Además, no debemos olvidar que tanto el acompañamiento como el apoyo espiritual o religioso constituyen igualmente derechos proclamados en diferentes regulaciones de derechos de los pacientes y que han cobrado especial relevancia estos últimos años
dentro de los diferentes planes de humanización de nuestro sistema nacional de salud. Como tales derechos reconocidos ya normativamente, debe procurarse siempre que su limitación no solo esté justificada ética y legalmente, sino que, además, no sea de tal
intensidad que acabe, de facto , por convertirse en una absoluta privación. A este respecto, tanto la Constitución en su artículo 53.1 como la doctrina consolidada del Tribunal Constitucional establecen que todos los derechos deben conservar, al menos, un contenido mínimo esencial, lo que en estos tiempos no parece que se esté respetando.

El desconocimiento que se tiene del modo de actuar de este coronavirus está exigiendo un ejercicio de continua y diaria acomodación de los modos asistenciales a las necesidades de los enfermos, lo cual supone un reto para los responsables de la gestión de los servicios, que se está afrontando con un esfuerzo digno de reconocimiento. Pero una vez pasado el primer impacto organizativo, y tras comprobar ciertas carencias de tipo relacional, urge afrontar el desafío que supone la asistencia en situaciones especiales, como la de los menores de edad y/o personas con discapacidad, y la atención a la agonía de los pacientes en los momentos finales de su vida con la mayor calidad asistencial y humana que sea posible, de acuerdo con la filosofía de los cuidados paliativos, que incluyen criterios de atención psicoemocional, espiritual, religioso y de acompañamiento familiar, pues todos ellos contribuirán a evitar duelos patológicos y al agravamiento de las situaciones de vulnerabilidad.

Madrid, a 15 de abril de 2020

Mª ASCENSIÓN foto

Mª ASCENSIÓN, miembro del grupo de Liturgia de Ayllón

  •  ¿Cómo ha cambiado su día a día desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento?

Ha cambiado en las costumbres y en tomar precauciones.

  • ¿Qué papel desempeña la Iglesia frente al coronavirus?  

Un papel muy importante de acompañamiento y consuelo a los enfermos, sin olvidar la caridad. También desde los medios de comunicación con las celebraciones religiosas.

  •  ¿En estos tiempos de mayor convivencia en el hogar, cuál es la posición de los padres como educadores en la fe de sus hijos?

Con el ejemplo

  •  ¿De qué manera su fe le ayuda a sobrellevar esta situación?

Sabiendo que Dios está a nuestro lado y actúa en todo momento

  •  ¿Cómo cree que la fe puede servir de “vacuna” ante la impotencia y el miedo de enfermos y familiares?

Porque la fe es lo más grande que tenemos y confiamos en Él.

  •  ¿Considera que, debido a las circunstancias, estamos profundizando en nuestra relación personal con el Señor de una manera más pura?

Considero que sí, que es más cercana y continua. Pensando en nuestros pequeños frente al virus, que la ciencia no es capaz de parar.

  •  ¿Opina que la irrupción de esta crisis sanitaria y social ha alterado la forma de vida generalmente individualista y materialista de la humanidad?

Yo creo que sí, porque cada uno ha sacado lo mejor de sí mismo y se ha visto la solidaridad y el esfuerzo de muchas personas.

  •  ¿Cree que una vez superada la pandemia el ser humano cambiará su actitud ante la vida y ante los demás? 

Espero que nos cambie a mejor, esto nos tiene que hacer reflexionar.

  •   La Iglesia ha sabido adaptarse para continuar con su labor desde la distancia ¿cómo valora las iniciativas evangelizadoras a través de los medios de comunicación y redes sociales? 

Valoro muy positivo que la Iglesia ha sabido estar al lado de los fieles, desde la distancia, llevando el consuelo y la esperanza a todos. Me pareció un gesto precioso el del Papa, cuando concedió la indulgencia plenaria.

  • Escoja una cita bíblica que sirva como mensaje de esperanza a los creyentes

“No tengáis miedo” Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.

 

© 2018. Diócesis de Segovia