Secretariado de Medios

Secretariado de Medios

guia audiovisual

Desde el inicio de la pandemia, y especialmente en el momento del confinamiento, hemos visto la necesidad de contar con los medios digitales para que la Iglesia siga en cercanía con sus fieles. Es cierto que nuestra fe se vive en comunidad, y que lo virtual nunca podrá sustituir el encuentro real entre los fieles. Pero también hemos descubierto que estas herramientas de comunicación han servido para ayudar a rezar, a estar en comunión con la Iglesia y los demás hermanos, y a seguir cultivando nuestra fe. Por eso, y dado el delicado momento en el que nos encontramos, y en previsión de un nuevo confinamiento que dificulte aún más esa presencialidad en nuestras parroquias, las Delegaciones de Medios de las diócesis de Castilla y León ofrecen un completo material audiovisual para facilitar el acceso a estas herramientas que nos permitan avanzar en la evangelización digital.

Se trata de una serie de videos cortos, en los que se explica, de manera intuitiva y sencilla, cómo aprovechar los distintos canales de comunicación on line en parroquias, catequesis, grupos pastorales, etc. Cómo aprovechar la difusión a través de WhatsApp, realizar presentaciones con Canva, cómo suscribirse a un canal de Youtube, distintas posibilidades de retransmitir celebraciones religiosas por redes sociales, realizar reuniones on line o cómo abrirse perfiles en Facebook y Twitter, son los temas que se tratan en estos vídeos que estarán disponibles en los distintos canales de Youtube de las diócesis castellanoleonesas para su libre utilización. Porque la Iglesia es comunión, y tenemos que poner “nuestros dones” al servicio de los demás. En nuestro canal se pueden ver todos juntos PINCHANDO EN ESTA DIRECCIÓN.

Estos son los contenidos por el momento: 

Los delegados de medios de cada diócesis serán quienes se encarguen de estos sencillos tutoriales. Se trata de contenidos básicos, que constituyen una primera y fundamental aproximación a estas herramientas digitales. Un paso clave para muchos de nuestros fieles que, por edad o falta de costumbre, desconocen estas posibilidades.

Asimismo, los Delegados recuerdan que están disponibles para cualquier tipo de duda que pueda surgir en el ámbito de la comunicación, tan necesario en estos momentos.

COMISIÓN WEB

El pasado sábado 7 de noviembre, se constituyó la comisión organizadora del Año Santo Henarense, nombrada a tal efecto por el señor Obispo, don César Franco. El Vicario de Pastoral de la Diócesis de Segovia, don Francisco Jimeno Mardomingo, es la persona delegada en nombre del prelado para coordinar los trabajos de esta Comisión. De esta forma, serán miembros de la misma: Alberto López Frutos –panadero de San Miguel del Arroyo y buen conocedor del Henar y sus gentes–; Juan González Rodríguez –joven de Cuéllar y miembro del Consejo Pastoral Diocesano–; Antonio Salamanca Ortega –experto en relaciones con las Administraciones–;Alfonso Rey Senovilla –pintor y conocedor de la tradición henarense–; madre Teresa del Corazón de Jesús –priora de la comunidad de Carmelitas Samaritanas del Henar–, don Fernando Mateo González –arcipreste y párroco de Cuéllar– y don Carlos M. García Nieto –rector del Santuario–.

Tal y como anunció don César en rueda de, la Santa Sede ha atendido su solicitud para conceder un Año Santo Henarense con ocasión del IV Centenario de la concesión pontificia de la fiesta de Nuestra Señora la Virgen del Henar (9 agosto 1621). Por tanto, 400 años de celebración ininterrumpida de dicha fiesta en su Santuario. El Año Santo tendrá su inicio el 8 de agosto de 2021 y será clausurado el 18 de septiembre de 2022.

El eje de dicho Año Santo o Jubilar lo constituye la celebración del gozo de la reconciliación con Dios y con los hermanos. Todo ello, a través de una gracia tan especial como es la indulgencia plenaria; gracia que podrá lucrar en el Santuario de la Virgen del Henar todo aquél que lo visite a lo largo del año jubilar y cumpla con las condiciones que establece la Iglesia: confesión sacramental y comunión eucarística en el día de la visita o durante los 20 días anteriores o posteriores, desafecto hacia todo pecado, profesión de fe mediante el rezo del Credo y oración por las intenciones del Santo Padre.

En torno a este acontecimiento central de conversión se organizarán distintos actos celebrativos, no sólo religiosos sino también culturales y lúdicos, con el fin de festejar una efeméride de tal calado.

A lo largo de dicho año, se espera la afluencia de multitud de fieles no sólo de la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar, sino de toda la Comunidad de Castilla y León, así como de otros lugares más allá de los límites de nuestra región, dado que la Virgen del Henar presenta una devoción secular que se extiende a territorios muy extensos y lejanos. Se espera de este Año Santo que sea un año de gracia y renovación interior para cuantos fieles acudan al Santuario, así como para la Diócesis segoviana, que en María siempre ha contemplado la puerta privilegiada de acceso al Salvador.

Así, durante las celebraciones eucarísticas habidas durante el fin de semana, se ha comunicado a los fieles del Santuario la concesión del Año Santo Henarense y se les ha invitado a orar por los frutos de su celebración.

firma acuerdo web

La Diócesis de Segovia y la Diputación Provincial han firmado un acuerdo de colaboración en virtud del cual se destinará la cantidad de 4.000 euros para el Archivo Diocesano. El vicario general de la Diócesis, D. Ángel Galindo, y el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, han sido los representantes de ambas instituciones encargados de rubricar el convenio.

Mediante esta subvención, se pretende favorecer el acceso de los investigadores a los documentos recogidos en el archivo, pudiendo beneficiarse del uso de nuevos equipos informáticos para facilitar la labor investigadora y el uso de este servicio gratuito. Asimismo, el archivo tiene previsto adquirir una máquina extractora de humedades con el objetivo de facilitar la preservación del valioso material depositado y custodiado en este centro de conservación e investigación.

La Diócesis de Segovia está inmersa en un importante trabajo de digitalización de todos los archivos parroquiales con el fin de conservar de la mejor manera posible los fondos de los que dispone. De hecho, el Archivo Diocesano custodia los documentos de la mayoría de las pequeñas parroquias de la provincia. El objetivo último de este proceso digital es la preservación de los originales para evitar su extravío y deterioro.

El convenio firmado hoy se sitúa en el ámbito de los acuerdos de colaboración institucional entre la Diócesis y la Diputación. Con ellos, se da cuenta de la importancia de que las instituciones trabajen, desde su independencia, por la consecución del bien común.

«Este convenio es un gesto del interés de la Diócesis y la Diputación por mantener la cultura en la provincia», ha asegurado el don Ángel Galindo. Para Miguel Ángel de Vicente, «el Archivo Diocesano supone un encuentro con la historia de la provincia, y su conservación y mantenimiento hacia su completa digitalización, es la mejor manera de que no se pierda y puedan seguir conociéndolo generaciones futuras».

La Jornada de la Iglesia diocesana nos invita cada año a vivir y acrecentar la conciencia de que pertenecemos a una determinada diócesis, en nuestro caso a la de Segovia. Pertenecer a la Iglesia exige conocerla, amarla y contribuir con nuestra aportación, espiritual y material, a que cumpla con su misión en el mundo, que es anunciar y testimoniar a Cristo con palabras y obras. Las ideas de la campaña de este año subrayan el carácter familiar que define a la Iglesia: “Somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo. Con tu tiempo, tus cualidades, tu apoyo económico y tu oración”.

La Iglesia no es un cuerpo amorfo, sino perfectamente estructurado por el Espíritu en el que cada cristiano tiene su lugar y responsabilidad. Con frecuencia, los cristianos miramos la Iglesia desde fuera sin comprometernos en la tarea común. Esta visión de la Iglesia, como meros espectadores, nada tiene que ver con la fe adulta. Es como si consideráramos la familia como un pensión en la que pernoctar. La fe cristiana es compromiso, comunión, participación, entrega generosa. Por eso, cada cristiano tiene que a ayudar a que la Iglesia sea lo que es: una comunidad viva que ofrece a los hombres la salvación integral. Precisamente por eso, la oración está unida a la acción, la liturgia a la acción social y caritativa, la evangelización a la promoción de la persona. Todo en la Iglesia se relaciona, del mismo modo que en la familia todo es común y personal al mismo tiempo. La vocación cristiana une con armonía lo personal y lo comunitario.

Cada cristiano debe considerar en esta Jornada qué hace para que la Iglesia cumpla su misión. ¿Cuánto tiempo de mi vida dedico a la Iglesia? ¿De qué manera aporto mis cualidades? ¿Cómo es mi participación en la parroquia en la que vivo? Debo preguntarme si siento la diócesis como algo mío, o como una institución lejana que me interpela poco. Quizás me falte conocimiento de lo que hace la diócesis a favor de los demás a través de sus organismos, delegaciones, servicios. Un primer paso hacia el compromiso es conocer bien estas tareas en el servicio a los pobres, en la formación de los laicos, en el trabajo con los jóvenes, ancianos, etc. Los campos son muchos y variados. No todos tenemos que estar en todo, pero sí debemos sentirnos responsables de todo.

Vienen tiempos difíciles después de la pandemia. La Iglesia necesita cambiar su registro para poder dar respuesta a las necesidades materiales y espirituales de nuestras gentes. Jesucristo es un experto en mirar a los hombres y descubrir sus necesidades. También es experto en abrir nuestros ojos para que sepamos mirar la realidad con sus propio ojos. Por ello, en la medida en que vivimos unidos a Cristo participaremos de sus propios sentimientos y, especialmente, de su compasión por el hombre. Entenderemos que la Iglesia es el Cuerpo de Cristo que realiza su misión en el mundo. Solo así seremos la verdadera iglesia de Cristo, capaz de acompañar a los hombres y de ofrecerles la respuesta a sus necesidades. Y cada cristiano experimentará que en la medida en que vive como miembro activo de la Iglesia crece dentro de él el sentimiento de pertenecer a la comunidad cuyo fundamento y centro es el Señor Jesús. 

La Iglesia es un pueblo que está en camino y necesita, como afirma el Evangelio de hoy, llevar las lámparas encendidas para recibir al Señor cuando llegue. Las lámparas se apagarán si no echamos aceite. Y nos quedaremos a oscuras. La Iglesia necesita el aceite de la oración y de la limosna para poder realizar su misión en este mundo e iluminar a los demás en el camino de la vida. Seamos generosos para que nadie quede a oscuras por nuestra negligencia.

+ César Franco

Obispo de Segovia

El pasado 23 de octubre la Santa Sede, a través de la Penitenciaría Apostólica, concedía a la Diócesis de Segovia la gracia de poder celebrar un Año Jubilar Henarense con motivo de la conmemoración del cuarto centenario de la concesión de la fiesta de Nuestra Señora del Henar. Este privilegio responde a la petición hecha por nuestro Obispo D. César el pasado 13 de octubre.

Por este motivo, los fieles podrán lucrar la indulgencia jubilar desde el domingo 8 de agosto de 2021 hasta el 18 de septiembre de 2022, fiesta de Nuestra Señora del Henar, según la praxis de la Iglesia y las condiciones que la Penitenciaría Mayor tenga a bien disponer.

El 9 de agosto de 2021 se conmemorará el cuarto centenario del breve pontificio de Gregorio XV por el que se concedía la fiesta de Nuestra Señora del Henar (Cuéllar-Segovia), cuya imagen es muy venerada popularmente en el santuario que lleva su nombre. Dicho santuario tiene gran relieve y devoción, no sólo en la Diócesis de Segovia, sino en toda Castilla y León. Por este lugar pasan al año 350.000 personas de las distintas diócesis de la región y de otras autonomías vecinas.

El Obispo de Segovia, Mons. César Franco, el Rector del Santuario, el Párroco-arcipreste de la ciudad de Cuéllar, la comunidad de religiosas Carmelitas Samaritanas del Sagrado Corazón de Jesús que atienden el santuario, agradecen y celebran con gran alegría esta concesión del Año Jubilar Henarense, convencidos de que la gran devoción mariana de los cristianos de Segovia y de otras diócesis de la región se verá acrecentada y servirá para revitalizar la vida cristiana y el espíritu evangelizador al que constantemente nos exhorta el Papa Francisco.

Este Año Jubilar se verá acompañado de otras actividades e iniciativas, tanto culturales como religiosas, que se irán dando a conocer por parte de la comisión que se ha formado para llevar a cabo la celebración de este evento eclesial.

 

Por primera vez, la Diócesis de Segovia, ha reunido al Obispo, a un laico comprometido y al ecónomo diocesano para presentar la campaña del Día de la Iglesia Diocesana, que este año se celebra el próximo domingo 8 de noviembre con el lema: «Somos una gran familia contigo. Somos lo que tú nos ayudas a ser».

 

DON CESAR El Obispo y pastor de la Iglesia en Segovia, monseñor César Franco, ha comenzado su intervención agradeciendo su labor a todas aquellas personas que colaboran en sus parroquias, también con su aportación económica, gracias a lo cual «llegamos hasta donde se nos permite». Don César ha asegurado que durante este tiempo de pandemia, sacerdotes, religiosas y laicos han continuado estando junto a quienes los necesitaban, «con su testimonio, y su acompañamiento». Por ello, ha lanzado un mensaje de esperanza para el futuro porque «la alegría es algo que no se puede perder».

A renglón seguido, el prelado ha querido desgranar alguno de los proyectos de la Iglesia en Segovia para el futuro más inmediato. Así, ha aprovechado para confirmar, en primicia, que la Santa Sede ha concedido al Santuario del Henar el Año Jubilar Henarense para 2021, coincidiendo con el cuarto centenario de la concesión de la fiesta de la Virgen.

Asimismo, ha detallado que la Diócesis está inmersa en un proceso del que saldrá la nueva identidad corporativa; que existe una campaña para impulsar la vocación aprovechando la futura ordenación sacerdotal del recién ordenado diácono Álvaro Marín o que Cáritas tiene en proyecto el cambio de sede, entre otras acciones. Además, ha querido remarcar la importancia del cuidado del patrimonio, por lo que la Diócesis espera mantener los acuerdos con la Diputación de Segovia y la Junta de Castilla y León, «las instituciones no están para enfrentarse, sino para colaborar por el bien común», ha asegurado.

También ha presentado el convenio de colaboración con el centro penitenciario, mediante el que los reclusos con un régimen de salidas puedan realizar actividades para su incorporación en la sociedad. «Nosotros ofreceremos actividades para una integración de modo personalizado e integrador», ha dicho.

Finalmente, don César ha revelado que, por primera vez este año, se otorgará un reconocimiento a aquellas personas que han dejado de prestar su servicio a la Diócesis este año, que en esta ocasión son: Rosa Contreras (Manos Unidas); María Teresa Crespo (COF); María José Gallardo (Notaría) y Alejandra Gómez (EDETIL). En definitiva, un agradecimiento a «quienes nos han ayudado a ser lo que somos».

Testimonio comprometido

CARLOS  Carlos Monjas ha sido el encargado de ofrecer su testimonio de vivencia personal. Palabras de un joven segoviano comprometido con su parroquia de San Cristóbal de Segovia, y con la Diócesis, como miembro de los equipos de pastoral juvenil y universitaria.

Estudiante de magisterio, Carlos ha revelado que su vinculación parroquial comenzó con la catequesis. De pequeño, con ocho años, comenzó siendo monaguillo, después, tras la Confirmación, le ofrecieron ser catequista… Todo ello le hizo darse cuenta de que uno empieza su compromiso con la Iglesia local para luego comprometerse con su Diócesis.

Así, él realizó cursos de monitor de tiempo libre, acudió a campamentos y, posteriormente, se integró en los equipos diocesanos de pastoral juvenil y universitaria. Carlos, de familia cristiana, ha asegurado que es «mi condición de bautizado» la que hace que la Iglesia necesite «de mis cualidades, mi oración, mi tiempo y mi aportación económica».

Como miembro activo de su parroquia, sabe que cuando hay gente comprometida, «se crea una comunidad viva». Por esto, pertenecer a la Iglesia es «amarla y vivirla» haciendo lo que se necesite en cada momento.

 

Transparencia

RAFAFinalmente, el administrador de la Diócesis, don Rafael de Arcos, ha sido el encargado de presentar las cifras económicas. «Tenemos que ser transparentes; si no lo somos, fracasamos», ha asegurado el ecónomo para agregar que solo siendo transparentes y realistas podremos generar confianza entre los fieles.

Don Rafael ha subrayado que la Diócesis está emprendiendo inversiones sostenibles con el fin de seguir un camino hacia la autofinanciación. En este sentido, se ha aventurado a vaticinar que «en cinco años lleguemos al 20% de autofinanciación». Asimismo, ha querido a agradecer a los fieles sus aportaciones y ha destacado que «somos una Diócesis pequeña, pero buena. Cada fiel comprende lo que es estar dentro de la Iglesia».

Posteriormente, el administrador diocesano ha desgranado las cuentas de resultados de ingresos y gastos de la Diócesis, en su comparativa interanual. Así, ha hecho hincapié en que los fieles han descubierto que pueden suscribirse para hacer sus donativos, lo cual aporta mayor seguridad.

En cuanto al patrimonio, don Rafael ha asegurado que se ha invertido mucho dinero «bien gastado, porque el patrimonio hay que conservarlo». Para concluir asegurando que «cuando das tu confianza, las personas responden y ayudan». Finalmente, el ecónomo ha concluido su intervención asegurando que, «si los destinatarios están satisfechos, es que vamos por el buen camino».

Lunes, 02 Noviembre 2020 18:28

Noviembre 2020

cristo rey de todas las naciones copia 20304001 20191120110303

1 de noviembre – Solemnidad de Todos los Santos

Hoy hay una gran fiesta, una gran fiesta en el cielo y en la tierra, por el gran amor que nos tiene el Padre, que nos acoge a todos sin distinción y nos hace sus hijos. Nos concede la felicidad contraria a lo que el mundo espera y ansía, pidiéndonos a cambio tan solo acudir a Él en nuestro cansancio, en nuestro dolor, en nuestro sufrimiento. Pues al pasar por Cristo, todas las cosas se modifican, se transforman y se vuelven blancas vestiduras.

8 de noviembre – Domingo XXXII del Tiempo Ordinario

La promesa de Dios es impresionante. Quien le ama lo ve con facilidad, quien le busca lo encuentra y, además, pone en nuestro corazón el deseo de buscarle, esa sed que clama y grita por Él en lo más hondo de nuestro ser, esperando estar siempre con el Señor. Pero ante las dificultades de la vida, la rutina del día a día y las distintas circunstancias del acontecer diario, nos hacen creer que tarda, que se olvida y quieNes nos olvidamos en verdad, somos nosotros que, ante el sueño que nos vence, nos quedamos dormidos a la espera.

15 de noviembre – Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario

Dios reparte entre cada uno los dones que corresponden a su capacidad, dándonos el talento que como hijos podemos poner en juego. Su visión es contraria a lo que nos plantea nuestra sociedad actual; sin embargo, nunca estuvo tan acompasada y orquestada por falsos profetas que se atreven a hablar de bondad y belleza, tergiversando el mensaje de la Verdad, porque son hijos de la tiniebla. Nosotros vivamos como auténticos hijos de la luz e hijos del día, permaneciendo en el Señor y en su Verdad, sin entregarnos a sueños engañosos, para que Él permanezca en nosotros, bendiciéndonos todos los días de nuestra vida.

22 de noviembre – Solemnidad de Cristo Rey

Soñamos con un día en el que Dios sea todo en todos, sin darnos cuenta de que somos nosotros quienes hemos de darle a conocer. Cristo buscará su rebaño y lo cuidará, pero, por medio de los que el Señor ha elegido para hacer lo que Él hizo en la tierra: curar, sanar, acoger, perdonar. Teniendo la certeza de que el Pastor está con nosotros y a su lado nada nos falta. Que al final de nuestra vida se pueda decir de nosotros: “Bendito el que viene en el Nombre del Señor”, porque como Jesús, hemos hecho lo que teníamos que hacer. Y así Cristo reinará en todos como único Rey de todo lo creado.

29 de noviembre – Domingo I de Adviento

Una vez más se nos alienta a no quedarnos dormidos, a espabilar, estar alerta y vigilar, porque el Señor sale al encuentro de quien vive con alegría los valores del Reino y espera anhelante al Dios libertador. Dejémosle inundarnos con su misericordia, llenándonos de vida para invocar con fe su Nombre. Y con absoluta confianza en su Palabra dada, pues Él, que es fiel, nos mantendrá firmes hasta el final.

Lunes, 02 Noviembre 2020 18:25

REVISTA DIOCESANA NOVIEMBRE 2020

Loading...

Lucía y Ana han sido las encargadas de recoger el IV Premio San Alfonso Rodríguez concedido, a título póstumo, a su madre, Pilar Jiménez Huertas en una emotiva ceremonia de entrega. En ella, las hijas de Pili han estado acompañadas por su padre y su hermana pequeña Raquel. También han estado presentes los padres y una de las hermanas de Pilar, tíos y primos, niños y jóvenes a los que daba catequesis y numerosos amigos, conocidos y feligreses de las parroquias de Palazuelos de Eresma y Tabanera del Monte.

Un acto introducido por David San Juan, miembro de la comisión organizadora de los premios, y que ha comenzado con el recital de música y lectura, casi a modo de diálogo, a cargo de Fernando Hidalgo y José Antonio Barbudo.

Tras ellos, ha tomado la palabra Emilio Calvo párroco de Palazuelos y Tabanera- quien a comenzado leyendo unas palabras sobre Pilar «Pili ha sido parte de las manos de Dios en esta tierra, una sonrisa discreta de la que somos más conscientes ahora que nunca (…) Su testimonio queda reflejado en muchas personas con nombres y apellidos (…) Más allá de los muros de una iglesia, de un edificio que supo trascender y transmitir en su vida diaria».

Emilio ha destacado que Pilar «ha sido y es mujer de familia», como san Alfonso Rodríguez. Pero también, «buscadora de Dios», volcando su vida en un servicio dedicado al Señor y a los demás con sus catequesis, convivencias, dedicando tiempo a niños y jóvenes, y a su parroquia contestando siempre, como san Alfonso, «ya voy, Señor». Finalmente, ha resaltado su humildad, asegurando que era una mujer discreta y sencilla, que siempre estaba cuando se la necesitaba desde el anonimato. Por esto, el párroco ha mostrado su orgullo y agradecimiento por la concesión de este galardón a Pili.

Posteriormente, ha sido el Obispo de Segovia, don César Franco, quien ha tomado la palabra afirmando «me la imagino asomándose por una ventana del cielo, mirando este premio y pensando en el rastro que ha podido dejar aquí de esa belleza que ahora contempla cara a cara». Asimismo, el prelado ha asegurado que el significado del premio (una mano agarrada a un llamador) es el de Cristo, que nos llama. Pero también, es lo que nosotros haremos cuando nos llegue la hora «al término de nuestra vida, llamamos a la puerta que nos abre a la luz y a la felicidad eterna».

Ha sido don César el encargado de entregar ese llamador, recogido por Raquel y Lucía, dos de las tres hijas de Pili. Visiblemente emocionadas y, apenas sin poder articular palabra, han agradecido la concesión del premio a su madre, como una forma de reconocer su labor dentro y fuera de la Iglesia. «Mi madre está con nosotras y con todos los que la habéis querido», ha concluido su hija.

El acto ha concluido con el canto del himno a san Alfonso Rodríguez interpretado al órgano por su creador, don Alfonso María Frechel, y entonado por Fernando Hidalgo junto a todos los presentes.

Premios San Alfonso Rodríguez

El Premio San Alfonso Rodríguez fue instituido por la Diócesis en 2017, con el objetivo de reconocer la labor callada de muchísimos fieles que han dedicado su tiempo y su cariño a los pequeños servicios cotidianos, en favor de la Iglesia y la sociedad segoviana, durante gran parte de su vida.

San Alfonso Rodríguez es nuestro “santo de andar por casa”. Nacido en 1530 en el barrio de El Salvador de Segovia, fue un pequeño empresario de la entonces pujante industria pañera de la ciudad. Con casi cuarenta años, vio morir a toda su familia, mujer e hijos, y vio como la crisis económica de la época lo dejó arruinado. Dejó la ciudad, fue admitido en la Compañía de Jesús como hermano lego y se santificó trabajando otros cuarenta años como portero del colegio jesuita de Palma de Mallorca, atendiendo con prontitud y sencillez a los que llamaban a su puerta.

© 2018. Diócesis de Segovia
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.