A LOS SACERDOTES Y AGENTES DE PASTORAL DE LA SALUD DE LA DIÓCESIS DE SEGOVIA

p enfermo

El próximo domingo VI de Pascua la Iglesia en España celebra la “PASCUA DEL ENFERMO”, que este año, a causa del Covid-19, no podemos celebrar en nuestra Diócesis de Segovia de forma comunitaria, como ha sido costumbre otros años.

Nuestro obispo, D. César Franco, celebrará, desde la Catedral de Segovia, con las medidas de seguridad establecidas por las autoridades, LA EUCARISTÍA DE LA PASCUA DEL ENFERMO a través de LA 8 SEGOVIA DE CASTILLA Y LEÓN TELEVISIÓN, A LAS 11 DE LA MAÑANA, EL PRÓXIMO DOMINGO, DÍA 17 DE MAYO.  En ella pondremos en los brazos amorosos de Dios a todos los enfermos y enfermas del coronavirus, a las personas mayores que han sufrido de manera especial la enfermedad en este tiempo, a quienes les cuidan y luchan por su curación, a los hermanos que han fallecido y a las familias de todos ellos. Quiere ser un momento, además, para dar gracias a Dios por tantas personas que está poniendo en nuestro camino, que nos cuidan y a las que cuidamos y acompañamos de distintas maneras.

Es momento de reconocer y agradecer, una vez más y de una manera especial, la labor siempre abnegada de tantos profesionales socio-sanitarios que, aun a riesgo de contagio o de perder su vida, están atendiendo y cuidando a tantos enfermos y personas mayores y la de tantas otras personas y colectivos e instituciones, que se han sumado para defender la vida y la salud con tanta profesionalidad y generosidad. Todos somos Agentes de Salud cuando cuidamos la nuestra y la de aquellos que están en nuestro entorno o bajo nuestro cuidado familiar y pastoral. Así hacemos presente al Dios de la vida, revelado en Jesucristo.

La Campaña del Enfermo de este año versaba sobre “ACOMPAÑAR EN LA SOLEDAD” «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré» (Mt 11, 28). No podíamos imaginar que íbamos a vivir esta situación de forma tan cruda y dolorosa. La soledad de los enfermos y sus familias, la soledad de los profesionales socio-sanitarios en su labor cotidiana, la soledad de nuestros ancianos en la ciudad, en nuestros pueblos y en las residencias, la soledad de los “enfermos invisibles”: mentales, de Alzheimer…  y sus familias, la soledad que se ha hecho realidad vivida en el confinamiento en nuestros hogares

A Jesús le conmueven el dolor y la angustia del enfermo. Cuidar, aliviar y sanar enfermos está íntimamente ligado al anuncio del Reino de Dios que llega. La cercanía a los enfermos, semejante a la de Jesús, suscitará en ellos la confianza en el Dios de la vida, nuestro Padre, que entra en el mundo para no abandonarlo jamás en la fe y entrega de María al Señor. Que Ella fortalezca nuestro compromiso y esperanza en este tiempo de incertidumbre.

Adjuntamos el MENSAJE DE LOS OBISPOS para esta Jornada.

María José del Río Torres - Directora Secretariado de Pastoral de la Salud

José Mª López López - Consiliario de Pastoral de la Salud

Segovia, 13 de mayo de 2020

© 2018. Diócesis de Segovia