Gran labor de conservación del patrimonio diocesano.

La Diócesis de Segovia dedica todos sus esfuerzos a desempeñar la tarea pastoral que le es propia pero sin olvidar que el ingente patrimonio cultural que conforman los templos y los bienes muebles que en ellos se custodian, creados para el culto y la liturgia, requieren de un constante esfuerzo para garantizar su mantenimiento, conservación y restauración, a pesar de los exiguos recursos económicos disponibles en las parroquias y el Obispado y de la escasa colaboración del ente público.

La Diócesis, en colaboración con las parroquias, prioriza las intervenciones a realizar en función de su urgencia, con la finalidad de optimizar el presupuesto y garantizar tanto el uso cultual de los templos como la conservación del patrimonio cultural.

El año que ahora acaba se inició con tres iglesias cerradas al culto, a saber, la de Moraleja de Cuéllar, Ventosilla y Tejadilla y Fuentesoto, por la existencia de problemas estructurales severos en las cubiertas. Sin embargo, gracias al presupuesto de la Diócesis para obras en templos de los años 2017 y 2018 y al esfuerzo económico de las parroquias, los oriundos del lugar y algunos organismos públicos, estos tres templos están nuevamente abiertos al culto. Del mismo modo ha habido otros templos parroquiales que, sin estar cerrados, requerían de intervenciones urgentes para evitar su cierre cautelar, como eran los casos de las iglesias de El Negredo, Perogordo y Carbonero de Ahusín, y se han resuelto a lo largo del presente año.

Las actuaciones e inversiones realizadas en las referidas iglesias han sido las siguientes:

- Moraleja de Cuéllar: rehabilitación integral de la cubierta que ha requerido una inversión de 147.792,05 euros, de los cuales 61.697,50 euros los aportó la Consejería de Fomento, 40.000 euros el Obispado y los 46.094,55 euros restantes la Parroquia.
- Ventosilla y Tejadilla: rehabilitación integral de la cubierta que ha supuesto una inversión de 127.713,48 euros, con una aportación de 80.000 euros del Obispado y 47.713,48 euros de la Parroquia.
- Fuentesoto: rehabilitación integral de la cubierta de la nave central que ha requerido 88.967,32 euros, de los cuales 35.000 euros los aportó el Obispado, 10.000 euros el Ayuntamiento y los 43.967,32 euros restantes la Parroquia.
- El Negredo: rehabilitación integral de la cubierta que ha supuesto una inversión de 93.761,62 euros. Ha contado con una ayuda económica del Obispado de 34.598 euros, siendo asumidos los 59.163,62 euros restantes por la Parroquia y la Cofradía, si bien falta una ayuda económica del Ayuntamiento de Riaza, aún sin determinar. La rehabilitación de dicha cubierta se ha completado con la realización de nuevos yugos de madera para las campanas, cuyo coste ha ascendido a 1.845,25 euros que han sido sufragados por la Asociación Cultural del pueblo.
- Perogordo: recalce de la cimentación del templo con una inversión de 40.958,50 euros; 25.000 euros han sido aportados por el Obispado y los 15.958,50 euros restantes por la Parroquia.
- Carbonero de Ahusín: rehabilitación parcial de la cubierta, adecuación del pavimento de acceso y saneamiento y puesta en valor del atrio de entrada, que ha supuesto una inversión de 86.602,85 euros y ha contado con la colaboración del Obispado con 40.000 euros, del Ayuntamiento con 15.100 euros, de la Asociación Cristo del Amparo con 4.000 euros, de la Cámara Agraria de Ahusín con 2.000 euros y de la Parroquia con los 25.500 euros restantes.

Además de estas actuaciones, hay tres parroquias de la Diócesis que han ejecutado este año obras en sus iglesias parroquiales asumiendo el coste en solitario:

- Cuéllar: Rehabilitación integral de la cubierta y de la planta superior del acceso lateral de la iglesia de San Miguel, con una inversión de 69.850,63 euros.
- Trescasas: reparación de la cubierta, saneamiento de humedades, construcción de aseo y pintura exterior de la iglesia parroquial, con una inversión de 54.804,53 euros.
- Cabañas de Polendos: construcción de almacén, cuarto de calderas y aseo, con una inversión de 36.284,66 euros.

A todas estas inversiones hay que sumar otros 401.018,19 euros que han gastado las parroquias de la Diócesis para el mantenimiento, conservación y restauración tanto de los templos como de los bienes muebles que se custodian en ellos. Por otro lado están las inversiones que el Cabildo Catedralicio realiza en la Catedral y que informará oportunamente, si bien cabe mencionar los 50.000 euros que ha destinado a la Parroquia de Caballar para reparar el templo, dentro de la línea de ayudas que ha iniciado este año para colaborar anualmente con parroquias de escasos recursos económicos en la restauración de sus templos.

Sin embargo, a pesar de todas estas inversiones de la Diócesis y de las parroquias que han ascendido a 1.104.953,48 euros, por desgracia cada año surgen nuevos templos con problemas estructurales severos que necesitan intervenciones urgentes y obligan a su cierre cautelar, como este año ha sido el caso de la iglesia parroquial de Aldehuela del Codonal, que requiere de una intervención de 84.378,20 euros en la cubierta del presbiterio.

A pesar de esta situación, la Diócesis no se olvida de su asignatura pendiente: las iglesias que llevan años en ruinas, como las de Fuentes de Cuéllar, Castiltierra, Aldeanueva del Monte, Serracín, Cincovillas, Fuentes de Carbonero, Santiuste de Pedraza… El trabajo por hacer es mucho y los recursos económicos pocos y aunque la Diócesis continúa llamando a puertas para recabar apoyo, toda ayuda que llegue, pública o privada, siempre es y será bienvenida porque, con independencia de ideologías, el patrimonio cultural es un legado que hemos recibido y tenemos la obligación moral de conservarlo y preservarlo para las próximas generaciones.

 

© 2018. Diócesis de Segovia