ENTRE EL ESTADO DE ALARMA Y EL TOQUE DE QUEDA: RESPONSABILIDAD Y BENEVOLENCIA

texto henri

 

Desde hace más de diez meses, la humanidad entera se ve tocada, herida, invadida y sacudida por la Covid-19. Este virus es tozudo, y ha puesto al descubierto la vulnerabilidad humana. Más allá de los congresos, coloquios y reflexiones para parar la amenaza de este 'bicho raro', su viaje sigue lentamente adelante. Recoge en cada estación a hombres y mujeres, jóvenes y niños de todo tipo y raza sin entender de su postura social. Es verdad que algo se sabe sobre el misterio de la muerte causada por algunas enfermedades pero, en este tiempo, la tasa de los que "se han ido a criar malvas " a causa de la Covid-19 va creciendo.

La persistencia de este bicho entre nosotros provoca una pregunta social de gran calado: ¿Qué tipo de persona hemos de llegar a ser para luchar contra la Covid-19?

No está de más recordar que una persona no consta solo de racionalidad y de libertad, sino también de responsabilidad individual y social, por ser un ser relacional.

En concreto, más allá del derecho de protestar por el estado de alarma y el confinamiento, se ha de reflexionar sobre el deber y la responsabilidad individual de colaborar en la sanidad pública. Apostar por esta vía, pasa por querer el bien antes de hacer el bien. En otras palabras, la benevolencia es una propuesta bioética antes de la beneficencia en la sociedad actual tocada por la Covid-19.

Querer el bien es volver a la fuente de todo bien que es Dios, sentirse arropado por su amor, cuidar su vida como bien fundamental y la de los demás como don recibido de Dios.

Nadie se alegra ante la muerte de un ser querido. Por lo tanto, compartamos el querer la vida en su belleza como don precioso de Dios, y hagamos del cuidado social de la vida un camino a recorrer a través del respeto de las medidas de seguridad editadas por las autoridades de la sanidad. 

Está en juego la conjugación de la responsabilidad individual y social. Se trata al fin y al cabo de pensar bien, de pensar el bien, de querer el bien y de hacer el bien. «Más vale prevenir que curar».

Henri Tshipamba Mukala
Capellán del Hospital General de Segovia

© 2018. Diócesis de Segovia