«CON CRISTO NUNCA CAMINARÁS SOLO»

Un seglar de Segovia2

UN SEGLAR DE SEGOVIA. ANÓNIMO

  • ¿Cómo ha cambiado su día a día desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento?

Cambio sustancial en cuanto a hábitos y emocionalmente. Menos tiempo para el trabajo (nada) y más tiempo para otras cosas. Pero especialmente ha sido importante para mí para darme cuenta del valor de las cosas pequeñas y cotidianas del día a día a la que apenas dábamos valor y ahora nos parece que ese café compartido, ese abrazo, ese caminar juntos…son en parte la esencia de vida.

  • ¿Qué papel desempeña la Iglesia frente al coronavirus?

Creo que al principio le ha pasado como a todos, no nos lo creíamos y por lo tanto estuvimos en una cierta inopia sin preparar el camino. Una vez concienciados la Iglesia se está mostrando como lo que es: una institución solidaria (Cáritas, capellanes de hospitales y cementerios, voluntarios…) abierta al mundo y mostrando su acercamiento al hermano que lo necesita. Creo que la tecnología ha ayudado mucho a que la Iglesia ofrezca lo mejor de sí misma ofreciendo su servicio a través de estos medios lo que nos está ayudando a sobrellevarlo mejor.

  • ¿En estos tiempos de mayor convivencia en el hogar, cuál es la posición de los padres como educadores en la fe de sus hijos?

Ya no estoy directamente implicado porque son ya mayores y tienen otras residencias, pero creo que este confinamiento puede aprovecharse de forma muy interesante para estar más con los hijos, dialogar sobre sus problemas, y efectivamente trasmitir la fe en la que creemos con vivencias muy cercanas de dolor, del sufrimiento… y cómo la fe nos ayuda a sobrellevarlo mucho mejor. Y con la fe la esperanza.

  • ¿De qué manera su fe le ayuda a sobrellevar esta situación?

Habría que comenzar diciendo que sin fe tienen que ser muy difícil estos momentos. La fe nos da la esperanza y la fuerza necesaria para tener algo a lo que asirnos en tiempos de penumbra. La fe ha de ser el motor de nuestra vida que nos lleva más directamente a ver el final de túnel y sentirnos más cercanos a todos.

  • ¿Cómo cree que la fe puede servir de “vacuna” ante la impotencia y el miedo de enfermos y familiares?

La impotencia y el miedo son sentimientos humanos que, en mayor o menor medida, todos tenemos. La fe ha de ayudarnos a mitigarlos, sobre todo porque la fe nos lleva a la esperanza y la esperanza a la salvación.

  • ¿Considera que, debido a las circunstancias, estamos profundizando en nuestra relación personal con el Señor de una manera más pura?

Evidentemente. Aquí habría que aplicar un poco lo de “nos acordamos de santa Bárbara cuando truena”. Pero eso es humano. Lo importante es que la fe, aunque en estos tiempos sea un asidero muy importante, sea algo prioritario y esencial en nuestra vida. Yo creo que cuando esto acabe la fe de muchas personas se va a vivir de diferente manera y va a ganar en fortaleza.

  • ¿Opina que la irrupción de esta crisis sanitaria y social ha alterado la forma de vida generalmente individualista y materialista de la humanidad?

Totalmente. No tengo ninguna duda de que quien más quien menos dejará de pensar que las personas estamos por encima de todo y podemos con todo. La persona es un ser tal y como es, y que necesita del apoyo y el hermanamiento con todos los demás para construir un mundo mejor y afrontar estos casos desde un punto de vista más comunitario. La fe es esencial para trasmitir esto.

  • ¿Cree que una vez superada la pandemia el ser humano cambiará su actitud ante la vida y ante los demás?

Sí lo creo y sí lo quiero. Está pandemia va a dejar mucho sufrimiento y dolor como para que pase como si nada hubiera pasado. Ya me conformaría con que mucha gente empezase a valorar las cosas pequeñas que son la esencia de la vida: la familia, los amigos, los ancianos a los que tanto debemos… Dar importancia a lo cotidiano y todo eso nos llevará, sin duda, a ser mejores personas.

  • La Iglesia ha sabido adaptarse para continuar con su labor desde la distancia ¿cómo valora las iniciativas evangelizadoras a través de los medios de comunicación y redes sociales?

Ya lo he contestado antes un poco. Me parece de capital importancia: esencial. Los misas retransmitidas desde la catedral con nuestro obispo en Semana Santa me parecen un acierto importante y nos han ayudado a sentirnos comunidad cristiana en la distancia. La cadena TRECE, las misas del Papa, las páginas WEB, los curas que se han dirigido a sus feligreses a través de redes sociales… eso es lo que necesitamos que la Iglesia este siempre de forma directa o indirecta, pero que est ahí siempre en la brecha.

  • Escoja una cita bíblica que sirva como mensaje de esperanza a los creyentes.

Mat 28, 29 “Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos”.

CON CRISTO NUNCA CAMINARÁS SOLO

 

© 2018. Diócesis de Segovia