MARISA: «ESTAMOS BUSCANDO UN FLOTADOR PARA NO HUNDIRNOS, ¡PERO AHÍ TAMBIÉN ESTÁ DIOS!»

MARISA

MARISA, discípula de Jesús

  •  ¿Cómo ha cambiado su día a día desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento?

He ampliado el círculo de personas que buscamos y compartimos la presencia de Dios en el mundo y sobre todo, ahora, en la vulnerabilidad humana.

  • ¿Qué papel desempeña la Iglesia frente al coronavirus?

No es un papel el que tenemos que interpretar como Iglesia en medio del sufrimiento humano, sino hacer presente, con nuestra forma de implicarnos, la presencia de Jesús del Evangelio que nos ha salvado.

  • ¿En estos tiempos de mayor convivencia en el hogar, cuál es la posición de los padres como educadores en la fe de sus hijos? 

Si consideramos educadores en la fe a los padres que demandan un Sacramento para sus hijos, creo que han descubierto a un Dios misericordioso y han entablado otra relación con Él. Los que no se plantean la fe dentro de una religión, están igualmente abiertos a transmitir esperanza y fe en su capacidad de transformar el mundo amando. 

  •  ¿De qué manera su fe le ayuda a sobrellevar esta situación? 

Mi fe me ayuda a implicarme más en el proyecto que nos trajo Jesús: el Reino de Dios, del Amor.

  •  ¿Cómo cree que la fe puede servir de “vacuna” ante la impotencia y el miedo de enfermos y familiares?

La fe no puede ser una vacuna. La fe es morir y resucitar cada día con Jesús, creyendo firmemente que Él va con nosotros. 

  • ¿Considera que, debido a las circunstancias, estamos profundizando en nuestra relación personal con el Señor de una manera más pura? 

Estamos buscando un flotador para no hundirnos, ¡¡pero ahí también está Dios!! 

  •  ¿Opina que la irrupción de esta crisis sanitaria y social ha alterado la forma de vida generalmente individualista y materialista de la humanidad?​ 

En el aislamiento nos sentimos seguros si vamos en la misma barca. Ojalá cuando llegue la debacle económica nos sintamos igual... todos unidos. Yo confío.

  • ¿Cree que una vez superada la pandemia el ser humano cambiará su actitud ante la vida y ante los demás? 

Espero que el hombre nuevo que salga de esto haga un mundo nuevo. Y en eso, Jesús va por delante. 

  •  La Iglesia ha sabido adaptarse para continuar con su labor desde la distancia ¿cómo valora las iniciativas evangelizadoras a través de los medios de comunicación y redes sociales?

A mí, personalmente, no me ayuda, pero reconozco que habrá personas que lo necesitan. Pero no se nos puede olvidar que la Iglesia tiene que reflejar el rostro de Dios en el mundo, en el ser humano. No dar servicios religiosos, sino servir ahí donde el ser humano sufre. 

  • Escoja una cita bíblica que sirva como mensaje de esperanza a los creyentes 

Estaban hablando de estas cosas, cuando Él se presentó en medio de ellos y les dice: “Paz a vosotros” (Lc 24, 36).
La paz y la alegría del Resucitado no son como las que da nuestro mundo. ¡Lo reconoceremos enseguida!

© 2018. Diócesis de Segovia