RAQUEL: «APRECIAREMOS MÁS LAS COSAS QUE SIEMPRE HEMOS DADO POR HECHAS»

Raquel Lázaro foto

RAQUEL, catequista

  • ¿Cómo ha cambiado su día a día desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento?

Ha cambiado por completo. Antes iba a trabajar a 20km de mi casa y ahora hago teletrabajo desde casa compartiendo tiempo y espacio con mis 4 hijos que todos ellos tienen sus respectivas clases on line. Es una locura, de la noche a la mañana tuvimos que comprar un portátil por amazon para dar un poco más de soporte a los niños, ya que en casa había un ordenador fijo y una tableta, pero como digo somos muchos. Para mí el confinamiento no supone un gran esfuerzo porque tengo mucho trabajo. Además del trabajo fuera de casa, el de dentro, que es tremendo. Las compras se han convertido en algo terrible porque salimos un día a la semana y la lista es tan grande que cuando llego, en desinfectar todo tardo muchísimo.. es lo peor de todo.

  •  ¿Qué papel desempeña la Iglesia frente al coronavirus?

Para mí un papel esencial porque lleva esperanza y alegría a la sociedad y transmite en todo momento la seguridad de que unidos en la oración al Señor, se consigue lo más importante.

  •  ¿En estos tiempos de mayor convivencia en el hogar, cuál es la posición de los padres como educadores en la fe de sus hijos?

Los padres tenemos un papel fundamental siempre, pero ahora mismo en que los niños no van ni a clase ni a catequesis ni a las celebraciones de la Eucaristía los domingos, pues de nosotros depende que los niños reciban esa educación.

  •  ¿De qué manera su fe le ayuda a sobrellevar esta situación?

Para mí es fundamental mi fe en Cristo, en el Dios de la Vida. Pero no sólo ahora sino antes también. Mi fe hace que vea la muerte como el paso necesario a una vida mejor. Lo creo firmemente y rezo cada día para que Jesús me ayude a no temer por ello.

  •  ¿Cómo cree que la fe puede servir de vacuna ante la impotencia y el miedo de enfermos y familiares?

En este sentido yo siempre rezo por que esté en los planes de Dios que mis familiares enfermos vivan. Tengo total confianza en que ocurrirá lo que Dios quiera y yo le pido cada día que les salve si está en sus planes.

  •  ¿Considera que, debido a las circunstancias, estamos profundizando en nuestra relación personal con el Señor de una manera más pura?

Sin duda, personalmente estoy más unida ahora con el Señor. La Semana Santa, por ejemplo, ha sido una Semana Santa como nunca había vivido. Mucho más austera y sencilla pero con un significado mucho más sincero ya que el deseo en mí de estar con Jesús ha sido más fuerte.

  •  ¿Opina que la irrupción de esta crisis sanitaria y social ha alterado la forma de vida generalmente individualista y materialista de la humanidad?

Si. Ahora vivimos más pensando en ayudar a los que tenemos al lado y que están en peores circunstancias que nosotros.

  •  ¿Cree que superada la pandemia el ser humano cambiará su actitud ante la vida y los demás?

Creo que apreciaremos más las cosas que siempre hemos dado por hechas y que nunca hemos apreciado, el salir a la calle con amigos, el saludar a los seres queridos de forma afectuosa con un beso o abrazo, etc.

  •  La iglesia ha sabido adaptarse para continuar con su labor desde la distancia ¿Cómo valora las iniciativas evangelizadoras a través de los medios de comunicación y redes sociales?

Muy positivamente. Sigo desde la distancia las celebraciones y lo vivo tan intensamente o más que si estuviera presente. Esto también va a hacer que cuando podamos ir al templo lo valoremos mucho más de lo que hasta ahora lo hemos hecho.

  •  Escoja una cita bíblica que sirva como mensaje de esperanza a los creyentes

Yo soy la resurrección y la vida (Jn 11, 25)
En verdad, en verdad os digo, si alguno guardare mis palabras, jamás verá la muerte (Jn 8, 51)
Yo soy el pan vivo… si alguno come de este pan vivirá para siempre (Jn, 8 51)

© 2018. Diócesis de Segovia