VIRGEN DE LA FUENCISLA, VALEDME

FUENCISLA

 

Nos encontramos en una situaión especialmente difícil ocasionada por la pandemia del coronavirus. No solo a nivel sanitario, sino también a nivel emocional. Cada día nos llegan informaciones desoladoras con cifras de contagiados y fallecidos que nos hacen palidecer. Cada día esperamos que no nos toque a nosotros, ni a los nuestros, porque el círculo se va estrechando.

Pero si algo podemos hacer los cristianos es confiarnos al Señor, ese que nunca suelta nuestra mano por muy complicado que sea el momento. Como dijo el Papa Francisco el pasado viernes día 27 en el momento de oración (convocado por él mismo) en la plaza de San Pedro de el Vaticano: "no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino sólo juntos".

En Segovia, tenemos como patrona a la Virgen de la Fuencisla. Cuando necesitamos consejo u oramos ante alguna dificultad, pedimos su intercesión. De hecho, en la antigüedad, ante desgracias o situaciones difíciles se la invocaba con una frase: «MADRE DE DIOS, VIRGEN DE LA FUENCISLA, VALEDME».

Atendiendo a la situación por la que atraviesa, no solo la capital, sino toda la provincia de Segovia, ahora más que nunca debemos recordar esas palabras e invocarlas en nuestras plegarias. Una llamada que también sirve de recuerdo a la herencia de nuestros abuelos y que el pueblo de Dios ha de recuperar.

© 2018. Diócesis de Segovia