LA RESIDENCIA DE EL SOTILLO DE CÁRITAS AFRONTA UNA SITUACIÓN LÍMITE

hands 4344711 1920

 En la mañana de hoy, Cáritas diocesana de Segovia se ha puesto en comunicación con la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León y con la Subdelegación de Gobierno en Segovia. El motivo, informar de las dificultades con las que se encuentra la Residencia de Mayores de El Sotillo para poder llevar a cabo su misión de atender y proteger a los mayores, las personas más vulnerables en esta crisis sanitaria, y cortar la entrada o circulación del virus en la residencia.

Este objetivo se ve difícilmente lograble en estos momentos, puesto que no se dispone de Equipos de Protección Individual (EPI), tampoco de oxígeno, ni, sobre todo, del personal cualificado necesario para poder sustituir las numerosas bajas laborales que se han suscitado en los últimos días.
Ante esta situación de extrema gravedad por la falta de personal y de material de protección -sumada a la no provisión de éste por parte de la administración pública- y pensando en el bienestar de los mayores, la dirección del centro solicita a las autoridades pertinentes las siguientes medidas:
• La realización de las pruebas de detección de COVID-19 entre los residentes del centro.
• El traslado inmediato de positivos y personas aisladas del centro a estancias medias o lugares habilitados a tal fin.
• Y si llegara el caso, la asunción, por parte de la Gerencia de Servicios Sociales, de la gestión de este Centro, proveyendo todo el personal sanitario y medios técnicos fundamentales, o la intervención de la UME y personal sanitario del ejército en el contexto de la asunción de la responsabilidad por parte de la Administración Pública.
Actualmente la situación, aunque en estos momentos ningún anciano está infectado, es límite debido a las bajas de personal. El centro ha informado a los familiares de los residentes y mantiene la esperanza de que las administraciones puedan cursar las ayudas que desde Cáritas diocesana se han solicitado y que hasta el momento han sido desoídas.

© 2018. Diócesis de Segovia