Imprimir esta página

Mayo 2021

mayo2021

 

2 de mayo. V Domingo de Pascua

Jesús se dirigía a sus oyentes utilizando imágenes familiares para ellos. El olivo y la vid eran la base de su economía. En el Antiguo Testamento ya se identifica a Israel como la viña del Señor. El profeta Isaías en el canto de su amado a su viña, dice: «¿Qué más podría yo hacer por mi viña?» Jesús va más lejos y se identifica Él mismo con la vid y a nosotros con los sarmientos, y no es concebible que un sarmiento pueda vivir separado de la vid.

9 de mayo. VI Domingo de Pascua

Volvemos este domingo a la Cena del Jueves Santo, en que Jesús, antes de despedirse de sus discípulos, abre su corazón y les declara abiertamente su amor, el mismo amor con que el Padre le ama a Él. Al mismo tiempo les pide que ese amor se manifieste también entre ellos. De esa forma seremos hijos de Dios, y Jesús añade que, si cumplimos ese mandamiento del amor, ya no seremos llamados siervos, sino amigos. En consecuencia, podremos empezar a dar fruto.

16 de mayo. Solemnidad de la Ascensión del Señor

Llegamos al final del Evangelio de San Marcos y del Tiempo Pascual. Está a punto de empezar el Tiempo de la Iglesia. El Señor, una vez cumplida su misión, se despide de los discípulos y les da las últimas instrucciones. Aunque estos versículos son posteriores a la redacción del Evangelio de Marcos, delatan la actitud y el pensamiento de la primitiva Iglesia respecto a la misión que Jesús le había encomendado al ascender al cielo: anunciar la Buena Noticia, notando que FE y BAUTISMO son requisitos indispensables para la salvación.

23 de mayo. Solemnidad de Pentecostés

En el relato que hace san Lucas en los Hechos de los Apóstoles —primera lectura— se da mucho más realce a la venida del Espíritu Santo sobre el colegio apostólico. Lo presenta como una teofanía espectacular. En el Evangelio, san Juan lo narra de un modo más modesto pero coincidente en su esencia, resaltando la importancia de la COMUNIDAD reunida como Iglesia y renovada por la fuerza del ESPÍRITU. Estos dos polos serán el hilo conductor del tercer Evangelio y de los Hechos.

30 de mayo. Solemnidad de la Santísima Trinidad

En las apariciones de Jesús resucitado a las mujeres insiste en que se dirijan a Galilea, allí le verán. De nuevo se reúnen para darles las últimas instrucciones en el lugar donde comenzó todo. El lugar de encuentro es un monte, donde Dios se manifestaba en el Antiguo Testamento. Las últimas recomendaciones de Jesús a los discípulos resumen los dos pilares de la iniciación cristiana: LA ENSEÑANZA del mensaje de Jesús y EL BAUTISMO en nombre de LA TRINIDAD. Para ello contarán siempre con su presencia.

Miguel Ángel Ramos, Consejo Pastoral del Arciprestazgo de Segovia