No solo de pan...

Abril 2021

abril2021

 

1 y 2 de abril. Jueves Santo y Viernes Santo

Se puede resumir lo acontecido el Jueves y Viernes Santo con las palabras del evangelista san Juan (13,1): «Sabiendo Jesús que llegaba su hora, habiendo amado a los suyos, que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo». No se puede expresar mejor en menos palabras. Ese amor queda reflejado en el lavatorio de los pies, en la institución del Sacerdocio y en la Eucaristía, queriendo quedarse con nosotros para siempre. Y la máxima prueba de amor fue entregar su vida por nosotros voluntariamente.

4 de abril. Domingo de Resurrección

En la Resurrección de Jesús se fundamenta la fe de la Iglesia, hasta el punto de que san Pablo dice: «Si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe». Jesús tiene una nueva vida gloriosa. A través de varios encuentros con Él, los discípulos empiezan a comprender lo que les había ido explicando durante su vida pública. A la luz de la Resurrección todo el sufrimiento de la Pasión empieza a tener sentido. La tumba vacía y la nueva presencia de Jesús han inaugurado una nueva era que ha cambiado la historia y nuestras vidas para siempre.

11 de abril. II Domingo de Pascua

Ante las dudas y el miedo de los discípulos, el mismo día de la Resurrección Jesús se presenta en medio de ellos. Aún tuvo que mostrarles las manos y el costado para que se convencieran. Les dio el poder de perdonar los pecados: de ahí que a este domingo el Papa haya querido denominarlo "Domingo de la Misericordia". El pasaje termina con un toque de atención para todos: "Dichosos los que creen sin haber visto".

18 de abril. III Domingo de Pascua

Estando los discípulos reunidos, llegaron los dos que iban a Emaús y les contaron cómo habían reconocido al Señor al partir el pan, signo de la Eucaristía. La Fracción del Pan, junto con la Palabra, sigue siendo para nosotros el centro de nuestra fe y celebraciones. Y mientras hablaban de esto, se presentó el Señor en medio de ellos. San Lucas nos da un detalle importante: dice que Jesús les abrió la inteligencia para que comprendieran las Escrituras. Todo lo que había sucedido ya había sido anunciado por los profetas.

25 de abril. IV Domingo de Pascua

En el entorno rural de Galilea, la imagen del pastor era algo fácil de asimilar para sus oyentes. Pero Jesús no se presenta simplemente como un pastor asalariado, sino como dueño de las ovejas, a las que defendería de los peligros hasta dar su vida por ellas. San Lucas narra la parábola de la oveja perdida, en la que se dice que si algún pastor pierde una oveja, no para hasta encontrarla, y cuando la halla, lo festeja con sus amigos y vecinos. Esta es la actitud de Jesús con los extraviados y encontrados.

Miguel Ángel Ramos, Consejo Pastoral del Arciprestazgo de Segovia

© 2018. Diócesis de Segovia