No solo de pan...

Noviembre 2020

cristo rey de todas las naciones copia 20304001 20191120110303

1 de noviembre – Solemnidad de Todos los Santos

Hoy hay una gran fiesta, una gran fiesta en el cielo y en la tierra, por el gran amor que nos tiene el Padre, que nos acoge a todos sin distinción y nos hace sus hijos. Nos concede la felicidad contraria a lo que el mundo espera y ansía, pidiéndonos a cambio tan solo acudir a Él en nuestro cansancio, en nuestro dolor, en nuestro sufrimiento. Pues al pasar por Cristo, todas las cosas se modifican, se transforman y se vuelven blancas vestiduras.

8 de noviembre – Domingo XXXII del Tiempo Ordinario

La promesa de Dios es impresionante. Quien le ama lo ve con facilidad, quien le busca lo encuentra y, además, pone en nuestro corazón el deseo de buscarle, esa sed que clama y grita por Él en lo más hondo de nuestro ser, esperando estar siempre con el Señor. Pero ante las dificultades de la vida, la rutina del día a día y las distintas circunstancias del acontecer diario, nos hacen creer que tarda, que se olvida y quieNes nos olvidamos en verdad, somos nosotros que, ante el sueño que nos vence, nos quedamos dormidos a la espera.

15 de noviembre – Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario

Dios reparte entre cada uno los dones que corresponden a su capacidad, dándonos el talento que como hijos podemos poner en juego. Su visión es contraria a lo que nos plantea nuestra sociedad actual; sin embargo, nunca estuvo tan acompasada y orquestada por falsos profetas que se atreven a hablar de bondad y belleza, tergiversando el mensaje de la Verdad, porque son hijos de la tiniebla. Nosotros vivamos como auténticos hijos de la luz e hijos del día, permaneciendo en el Señor y en su Verdad, sin entregarnos a sueños engañosos, para que Él permanezca en nosotros, bendiciéndonos todos los días de nuestra vida.

22 de noviembre – Solemnidad de Cristo Rey

Soñamos con un día en el que Dios sea todo en todos, sin darnos cuenta de que somos nosotros quienes hemos de darle a conocer. Cristo buscará su rebaño y lo cuidará, pero, por medio de los que el Señor ha elegido para hacer lo que Él hizo en la tierra: curar, sanar, acoger, perdonar. Teniendo la certeza de que el Pastor está con nosotros y a su lado nada nos falta. Que al final de nuestra vida se pueda decir de nosotros: “Bendito el que viene en el Nombre del Señor”, porque como Jesús, hemos hecho lo que teníamos que hacer. Y así Cristo reinará en todos como único Rey de todo lo creado.

29 de noviembre – Domingo I de Adviento

Una vez más se nos alienta a no quedarnos dormidos, a espabilar, estar alerta y vigilar, porque el Señor sale al encuentro de quien vive con alegría los valores del Reino y espera anhelante al Dios libertador. Dejémosle inundarnos con su misericordia, llenándonos de vida para invocar con fe su Nombre. Y con absoluta confianza en su Palabra dada, pues Él, que es fiel, nos mantendrá firmes hasta el final.

© 2018. Diócesis de Segovia