Jueves, 08 Julio 2021 14:32

De camino hacia la vida. Domingo XIII Tiempo Ordinario

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Una de las definiciones que Jesús da de sí mismo es «yo soy la vida». Lo dice de modo absoluto indicando su poder de dar la vida en plenitud, es decir, más allá de la muerte. Los tres relatos evangélicos que narran milagros de resurrección pretenden afianzar esta convicción. Naturalmente, en estos milagros se trata de devolver la vida física a quienes habían muerto; no se trata de la resurrección que conlleva la superación y transformación de esta vida terrena. En este sentido se habla de resucitación más que de resurrección, o, con palabras de santo Tomás de Aquino, de resurrección imperfecta en contraste con la perfecta, la que esperamos al fin de los tiempos cuyo paradigma ejemplar es la resurrección de Cristo.

San Marcos es un evangelista que, a pesar de su sobriedad, compone relatos llenos de viveza y dramatismo para presentar a Jesús y, en el caso de este domingo, su poder de dar vida. Hoy leemos el milagro de la resurrección de la hija de Jairo, jefe de sinagoga, que, postrándose a sus pies, le ruega que acuda a su casa para sanar a su hija que está muy enferma. Jesús parte con él en dirección a su casa, pero en el camino una mujer que tenía flujos de sangre y había gastado casi toda su fortuna en médicos, convencida de que con solo tocar el borde del manto de Jesús se curará, se abre paso entre la gente agolpada en torno a él y logra tocarle el manto quedando curada de inmediato. La descripción de este hecho es magnífica. Jesús se detiene y pregunta quién le ha tocado. Los discípulos se asombran ante una pregunta insólita pues todo el mundo le apretujaba. No perciben que Jesús habla de un «tocar» con fe viva. Al sentirse descubierta, la mujer confiesa que ha sido ella y recibe el elogio de Jesús: «Hija, tu fe te ha salvado».

Mientras tanto, el lector del evangelio se inquieta porque este episodio inoportuno de la hemorroísa puede demorar la curación de la hija de Jairo. ¿Llegará a tiempo de sanarla? Una embajada de personas de la casa de Jairo trae la noticia de que la niña ha muerto. Ya no merece la pena molestar al maestro, dicen a Jairo. Pero Jesús, atento a lo que hablan, no declina su intención de ir a la casa, sino que dice al jefe de la sinagoga: «No temas, basta que tengas fe». El camino hacia la vida sigue abierto y, cuando Jesús llega a la casa y se encuentra con el alboroto de las plañideras, impone silencio y dice: «la niña no está muerta; está dormida». Después, acompañado de sus padres y de los tres discípulos predilectos, coge de la mano a la niña y le dice en arameo: «Talitha qumi» (niña, levántate). Y la niña resucita. Todos se llenaron de estupor.

Es evidente que Marcos ha puesto sus recursos literarios al servicio de la fe. El camino de Jesús hacia la casa de Jairo es portador de vida. En un inciso, cuando la hemorroísa toca a Jesús, dice Marcos que este notó que «había salido fuerza de él», indicando que el milagro no se realiza de modo automático sino por voluntad de Cristo. En ambos milagros es la fe en Jesús la que actúa como fundamento. «Basta que tengas fe», le dice a Jairo. Y es la fe —la de Marcos y la de la Iglesia— lo que resalta el evangelista para presenta a Jesús como fuente de vida inagotable. En realidad estos milagros confirman lo que dice el libro de la Sabiduría en la lectura de hoy: «Dios no ha hecho la muerte ni se complace destruyendo a los vivos. Él todo lo creó para que subsistiera y las criaturas del mundo son saludables, no hay en ellas veneno de muerte […] Dios creó al hombre incorruptible y lo hizo a imagen de su propio ser; mas por envidia del diablo entró la muerte en el mundo y la experimentan los de su bando». Jesús ha venido para acabar con el imperio de la muerte. Y Marcos lo narra así.

             

+ César Franco

Obispo de Segovia

[imagen: Pintura estuco s. IV Catacumbas de San Pedro y San Marcelino]

 

 

Visto 84 veces Modificado por última vez en Jueves, 08 Julio 2021 14:38
© 2018. Diócesis de Segovia