Imprimir esta página
Jueves, 08 Julio 2021 14:05

«Palabra y acción de Dios». Domingo XI del Tiempo Ordinario

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

En el evangelio de este domingo Jesús usa dos parábolas para explicar en qué consiste el Reino de Dios. Las dos tienen como elemento de comparación la semilla que se echa en tierra. En la primera parábola, Jesús quiere resaltar la acción de Dios, en apariencia imperceptible, pero eficaz porque hace crecer la semilla sin que el labrador sepa cómo. Se acuesta por la noche, se levanta por la mañana y la semilla va germinando hasta producir su fruto. En la segunda parábola, la del grano de mostaza, la intención de Jesús es resaltar la desproporción entre la diminuta semilla, la más pequeña de todas, y el árbol que genera, capaz de abrigar a todos los pájaros del cielo. No cabe duda de que, con estas comparaciones, Jesús se está refiriendo a la realidad que se llamará Iglesia, la comunidad de quienes acogen su palabra y crecen con el dinamismo que conlleva.

Se ha discutido mucho sobre la relación entre Reino de Dios y la Iglesia fundada con él. Algunos han separado tanto ambas realidades que han concluido que el Reino de Dios tiene poco o nada que ver con la Iglesia. Jesús anunciaría, según esta opinión, una realidad escatológica que solo se revelaría al fin de los tiempos. Dios establecería su señorío sobre todos los pueblos en la consumación del tiempo. Irónicamente se ha sintetizado este pensamiento con la expresión de A. Loisy: «Jesús anunció el Reino y vino la Iglesia».

Las parábolas de Jesús, sin embargo, aluden a una realidad que se hace presente ya en la tierra y que tienen su origen en él mismo, sembrador de palabras que crecen en el corazón de los hombres y se agigantan en virtud de ser Cristo quien es. No olvidemos que en la lengua hebrea el mismo término que significa «palabra» tiene también el significado de «acción». De ahí que, mediante ambos sentidos, se llega a definir a Dios como el Creador que «hace lo que dice». La conexión entre la palabra y la realidad es típica del ser de Dios. Su palabra siempre es eficaz, como un juramento que no admite retractación. Jesús, al sembrar su palabra en el corazón del hombre, la hace crecer misteriosa y eficazmente.

Para que el lector comprenda lo que queremos decir, basta leer el libro de los Hechos de Apóstoles, donde se narra el crecimiento de la Iglesia gracias a la palabra apostólica, al poder de la predicación. En el capítulo 6 de este apasionante libro se narra la institución de los diáconos como ayuda de los apóstoles para poder dedicarse con más empeño a la predicación. En este contexto, dice el narrador: «La palabra de Dios iba creciendo y en Jerusalén se multiplicaba el número de los discípulos». Es claro el paralelismo de las dos frases: al crecimiento de la palabra corresponde la multiplicación de los discípulos. ¿Qué quiere decir esto sino que la palabra «crece» a medida que la Iglesia se consolida y desarrolla? Tenemos aquí lo prometido por Jesús en sus parábolas. El Reino de Dios se hace presente en la Iglesia que crece por medio de la Palabra. Es verdad que la plenitud del Reino solo tendrá lugar al fin de los tiempos, pero no hay que esperar a ese momento para verlo crecer humilde y trabajosamente en la realidad de la Iglesia. Dios actúa habitualmente sin hacer ruido, con sigilo, sin que el hombre incluso lo perciba. Su palabra lleva en sí misma el crecimiento y la tierra que la acoge como pequeña semilla verá el milagro de su desarrollo hasta el punto de convertirse en gran árbol, como dice hoy la profecía de Ezequiel con estas bellas palabras: «Yo soy el Señor, que humilla los árboles altos y ensalza los árboles humildes, que seca los árboles lozanos y hace florecer los árboles secos, Yo, el Señor, lo he dicho y lo haré».

+ César Franco

Obispo de Segovia.

[Foto: Revista Molinero]

Visto 92 veces Modificado por última vez en Jueves, 08 Julio 2021 14:18