Imprimir esta página
Viernes, 10 Enero 2020 07:32

Bautismo de Cristo y del cristiano.

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Aunque el bautismo de Cristo y del cristiano son de distinta naturaleza, están íntimamente relacionados, de forma que, sin el de Cristo, no es posible el de los cristianos. Muchos cristianos confunden la naturaleza de ambos bautismos, porque no entienden que Cristo, el Hijo de Dios sin pecado, baje al río Jordán a ser bautizado por el Bautista junto a muchos otros pecadores. ¿Era pecador Jesús? ¿Necesitaba hacer penitencia por sus pecados? De ninguna manera. Jesús es santo en su naturaleza, sencillamente porque es el Hijo de Dios, Dios mismo. Entonces, ¿por qué bautizarse?
Digamos, como primera observación, que Jesús, al unirse a los pecadores que buscan conversión, muestra de modo simbólico que, asumiendo nuestra naturaleza humana, se ha hecho, en cierto sentido, solidario con el pecado de los hombres. Ha venido a redimirnos y salvarnos de nuestro pecado. Y lo hace apareciendo entre los pecadores como si fuera uno más. De ahí que Juan Bautista, conocedor de la santidad de Jesús, se niegue a bautizarlo.
Pero hay todavía otro aspecto de gran importancia teológica. Jesús, ciertamente, se ha hecho hombre. Su naturaleza humana es, por sí misma, santa, obra del Espíritu que actuó en el seno de María con la fuerza del Altísimo. Así lo dice el ángel Gabriel a María: «El Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dio». La santidad de Jesús reside en su misma persona, la del Hijo de Dios, que, en la plenitud de los tiempos toma nuestra carne. Pues bien, es esta carne asumida —la naturaleza humana de Cristo— la que necesita ser ungida por el Espíritu con el fin de ser para nosotros un cauce eficaz de comunicación de su propia virtud. Cristo es ungido en su naturaleza humana con el Espíritu que nos comunicará a nosotros.
Si contemplamos ahora la escena que narra el evangelio de hoy, veremos cómo se abordan estos dos aspectos del bautismo de Jesús en una unidad armoniosa. Cuando Juan se resiste a bautizar a Jesús porque reconoce que es el mesías enviado por Dios, éste le dice: «conviene que así cumplamos toda justicia». Con esta expresión, Jesús se refiere a la voluntad de Dios que debe cumplir. Dentro de esa voluntad de Dios, está el que Jesús se humille apareciendo como un pecador. Como dice Dionisio bar Salibi, Jesús «acudió a Juan para enseñarnos la humildad». También san Agustín presenta a Jesús como ejemplo de gran humildad, y san Ambrosio reconoce que la justicia de Jesús consiste en haber realizado primero lo que iba a exigir a los demás.
La ratificación de que Jesús es el Santo por excelencia viene dada con la apertura de los cielos, el descenso del Espíritu Santo que se posa sobre él en forma de paloma, y la voz del Padre que dice: «Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto». Esta teofanía no deja ninguna duda sobre quién es Jesús, el Hijo amado de Dios sobre el que reposa el Espíritu santo capacitando a su humanidad para transmitirnos la gracia de ser hijos de Dios. Por ello, comenzaba este comentario aludiendo a la estrecha relación entre el bautismo de Jesús y el nuestro: gracias a que Jesús fue ungido por el Espíritu en el Jordán, podemos nosotros recibir su unción en el bautismo que él mismo instituye para salvarnos del pecado y de la muerte. Se entiende así que la fiesta del bautismo de Jesús sea un magnífico colofón del tiempo de Navidad. Durante este tiempo, la Iglesia nos habla de un maravilloso intercambio, a saber, que al participar él de nuestra naturaleza humana, se ofrece al hombre la posibilidad de participar de la naturaleza divina. Esto es lo que sucede en el bautismo: también a nosotros el Padre nos considera hijos muy amados al renacer del agua y del espíritu.

 

+ César Franco

Visto 196 veces Modificado por última vez en Viernes, 10 Enero 2020 07:36