Secretariado de Medios

Secretariado de Medios

Un año más, la Diócesis de Segovia, en colaboración con la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León —al igual que el resto de las diócesis de la Comunidad—, abre al turismo un total de 61 iglesias repartidas por toda la provincia. Los templos, de gran valor histórico y artístico, se podrán visitar de forma gratuita desde el sábado, 13 de julio, hasta el 10 de septiembre, gracias al programa de Apertura de Monumentos que pone en valor la riqueza patrimonial que alberga nuestra Diócesis y que favorece la evangelización.

Todos los templos acogidos a este programa de apertura se han distribuido, como novedad en esta ocasión, en ocho rutas, con la finalidad de integrarlos mejor bien por su estilo artístico, bien por su ubicación geográfica. Así, las rutas serán las siguientes: Valle del Duero, Románico Sur, Iglesias de la Sierra, Iglesias Barrocas, Camino de Madrid, Mudéjar al Sur del Duero, Iglesias Góticas y Renacentistas y Ciudades Patrimonio Mundial. 

Se podrán visitar de forma gratuita, de martes a domingo, desde el 13 de julio al 8 de septiembre en horario de 11 a 13.30h y de 17 a 20h. Los encargados de la acogida a los visitantes serán colaboradores de esas parroquias que estarán identificados con un distintivo de la Diócesis.

 

Monumentos del Valle del Duero

En la zona del Valle del Duero los visitantes podrán admirar la belleza de las iglesias de San Martín y Santa Marina en Sacramenia; la iglesia de la Vera Cruz en Cuevas de Provanco; la iglesia de San Pedro en Fuentesoto; la Asunción de Ntra. Sra. en Laguna de Contreras y la de Santa María Magdalena en Aldeasoña (estas dos últimas, solo fines de semana de viernes a domingo).

 

Monumentos del Románico Sur

En la ruta del Románico Sur se podrán visitar, como novedad, la iglesia de la Asunción en Caballar y la iglesia de San Román en Cerezo de Abajo.

            Igual que en años anteriores, estarán abiertas las iglesias de San Vicente Mártir en Pelayos del Arroyo; la Natividad en Santa María de Riaza; la iglesia de Santiago en Turégano; las de El Salvador, San Bartolomé y la Virgen de la Peña en Sepúlveda; la de San Miguel Arcángel en Arcones; o la de la Asunción en Sequera de Fresno.

            Siguiendo con esta ruta, se podrá visitar la ermita de San Frutos del Duratón en Carrascal del Río o la iglesia de San Pedro de Alquité. Asimismo, también podrán visitarse la iglesia de la Asunción en Duratón; la iglesia de la Natividad en Duruelo; la Asunción de Ntra. Sra. en Aldealengua de Pedraza; la de San Miguel Arcángel en Sotosalbos.

Las iglesias de la Asunción de Ntra. Sra. de Becerril; Ntra. Sra. del Rosario de Soto de Sepúlveda; la de San Cristóbal de Barahona del Fresno; la de San Juan Bautista en Cerezo de Arriba; Santo Tomás en La Higuera; San Lorenzo en Cabañas de Polendos; la de Santiago Apóstol en Bernuy de Porreros y, finalmente, la de San Félix mártir en Muñoveros, abrirán solo los fines de semana, de viernes a domingo.

 

Iglesias de la Sierra

En esta nueva denominación de ruta podrán visitarse las iglesias de San Lorenzo en Navafría, Ntra. Sra. del Manto en Riaza, la de San Cornelio y San Cipriano de El Muyo; la iglesia de San Martín en Martín Muñoz de Ayllón; la de San Miguel en Riofrío de Riaza y, como novedad, la iglesia de San Martín en Prádena.

 

Iglesias Barrocas

En esta ruta, también de reciente denominación, estarán abiertas al público las iglesias de Santa María la Mayor en Ayllón; San Pedro en Madriguera y la de Santa Catalina de Villacorta. Todas ellas solo en fin de semana, de viernes a domingo.

 

Monumentos del Camino de Madrid

La iglesia de Santa María La Mayor en Coca; la de la Asunción de Ntra. Sra. en Martín Muñoz de las Posadas y la de Ntra. Sra. del Rosario de La Granja de San Ildefonso constituyen la propuesta en esta ruta.

 

Monumentos del Mudéjar al Sur del Duero

Respecto a la ruta del Mudéjar al Sur del Duero, el visitante tendrá la opción de contemplar seis templos. En Cuéllar, estarán abiertas las iglesias de San Miguel, San Andrés, y Santa María de la Cuesta.

            Por otro lado, también podrá contemplarse la belleza de los templos de Ntra. Sra. de la Soterraña en Santa María la Real de Nieva; San Bartolomé en Sangarcía y San Baudilio en Samboal, esta última solo en fin de semana.

 

Iglesias Góticas y Renacentistas

En esta propuesta se incluye la iglesia de San Juan Bautista de Carbonero el Mayor y la de la Asunción de Ntra. Sra. en Paradinas (esta solo fin de semana en horario de tarde). Como novedad en esta ruta, se abrirá a las visitas la iglesia de San Pedro de Espirdo, solo en fin de semana, y la de San Sebastián en Cobos de Segovia, solo fines de semana en horario de tarde. 

 

Monumentos de Segovia, ciudad Patrimonio Mundial

Finalmente, las iglesias incluidas en la ruta de ciudad del patrimonio son: San Millán, la iglesia del Seminario, San Martín, San Miguel, San Clemente, San Justo, San Andrés y Santa Eulalia (estas dos últimas como novedad), todas ellas en la ciudad de Segovia.

 

            Cabe señalar que el conjunto de templos abiertos es de gran valor patrimonial, cultural y artístico. Una manera de descubrir, o redescubrir, nuestra capital y provincia para contemplar la belleza que nace desde la fe. En definitiva, se trata de una propuesta cultural cuyo valor más importante es la evangelización y el conocimiento de la fe y la historia como legado de nuestros antepasados.

            Recordamos, asimismo, que la aplicación móvil Templos de Segovia puede descargarse de manera gratuita para conocer y profundizar en los detalles de siete iglesias de la capital: San Millán, la iglesia del Seminario, la Real Iglesia de San Miguel, San Justo, San Miguel, San Martín y la Santísima Trinidad.

Durante este curso 2024-2025, tercero del plan trienal de pastoral, el lema que orientará nuestros trabajos será «con Jesús y como Iglesia, tú eres misión, somos misión». Somos conscientes de que el lema del trienio, «Hago nuevas todas las cosas» (Apc 21,5) remite a Jesús como protagonista de nuestra historia y nos sitúa en su seguimiento bajo la acción del Espíritu. Sólo así podemos discernir lo que el Señor quiere de nosotros en orden a la renovación constante de la Iglesia diocesana y a la adecuación que deseamos llevar adelante para adaptarla a la situación actual.

            También somos conscientes de que cada cristiano es «misión», como ha dicho el Papa Francisco, y que esta misión no puede ser otra que la de Cristo y su Iglesia. Involucrarse en la misión desde la propia identidad personal es la primera exigencia de nuestra vocación bautismal. En este curso se concluye, además, el Sínodo sobre la sinodalidad, lo cual interpela a nuestro modo de ser Iglesia y nos alienta al saber que nunca estamos solos en nuestra vida cristiana y eclesial. Por otra parte, la celebración del año jubilar sobre la esperanza es una ocasión para vivir como peregrinos que conocen su meta: la plenitud de la vida eterna más allá de la muerte.

            Con esta carta quiero animar a toda la diócesis a tomar conciencia de nuestra misión en este mundo, lo cual favorecerá el que las acciones específicas de este curso se realicen con la confianza de que el Señor Resucitado nos precede en la acción, la llena de sentido y la hará fecunda según su voluntad.

            Quiero insistir en algunas ideas que sustentan la programación de este curso.

  • La vocación bautismal.

Nunca insistiremos bastante en este fundamento de cualquier actividad de los cristianos. Gracias a la inserción en Cristo por el bautismo y al sacramento de la Confirmación, el cristiano es, por su propia naturaleza, un enviado al mundo el estilo de Jesús, el Enviado del Padre. Los laicos no reciben su misión de los sacerdotes que les pueden encargar tareas específicas en la comunidad cristiana. Por el hecho de estar bautizados son enviados al mundo como discípulos y misioneros que asumen conscientemente la misión de Cristo. Su lugar específico es la sociedad. De ahí que sea tan importante una auténtica y completa iniciación cristiana que capacite para el testimonio en la vida pública y para el ordenamiento de la sociedad según los criterios evangélicos y la Doctrina Social de la Iglesia. El Congreso que la Conferencia Episcopal Española prepara sobre pastoral vocacional del 7 al 9 de febrero nos recordará que la Iglesia es una «asamblea de los llamados para la misión» que, siendo única, cada uno debe vivirla según la llamada que Cristo le dirija. Por ello, es necesario escuchar a Dios en la oración y lectura de la Palabra de Dios, en el acompañamiento espiritual y en la vivencia de una comunidad cristiana concreta en la que maduramos la fe y crecemos en el sentido de pertenencia a la Iglesia diocesana y universal.

  • Importancia de los cauces

 Para fomentar la pertenencia a la Iglesia, Cuerpo de Cristo y Pueblo de Dios, es preciso salir de nuestro individualismo y participar en los ámbitos de formación y corresponsabilidad que existen en los diversos niveles de la Iglesia: diócesis, arciprestazgo, parroquia, grupos y movimientos estables de vida cristiana, cofradías y hermandades, la Acción Católica... El afecto a la Iglesia crece en la medida en que acogemos los cauces de participación que se ofrecen para la formación y la acción pastoral conjunta. Un cristiano solo no es cristiano, decía Tertuliano. La condición social de la persona humana nos llama a la convivencia, a compartir la vida y los bienes con los demás. La persona tiende a asociarse impulsada por sus intereses de todo tipo (políticos, culturales, deportivos). La Iglesia ha nacido como una «comunión» y está llamada a ser familia de Dios invitando a todos los pueblos a incorporarse al dinamismo del Espíritu que la mantiene en la unidad de la fe, esperanza y caridad. No olvidemos que Jesús nos ha dicho que los hombres creerán en él por el testimonio de la unidad.

  • La familia, iglesia doméstica

 La importancia de la familia como célula de la sociedad alcanza en la Iglesia una significación especial al ser definida como «iglesia doméstica». En la descristianización actual nadie puede negar que un elemento decisivo ha sido la pérdida del valor cristiano de la familia como lugar de crecimiento en la fe y en la misión hacia el mundo. La vivencia de la Iglesia comienza en la familia como comunidad cristiana en la que todos sus miembros se edifican con la fuerza del evangelio. Cuando la familia se separa afectiva y efectivamente de la Iglesia se abre una brecha difícil de superar en la evangelización de sus miembros. El sacramento del matrimonio, vivido en su plenitud, es el fundamento de la familia como iglesia doméstica. Los fracasos de las catequesis y de los sacramentos de iniciación cristiana tienen su origen en gran medida en que la familia ha perdido su referencia esencial a la Iglesia, de manera que familia e Iglesia llegan a ser dos mundos separados en la experiencia de niños, adolescentes y jóvenes. El interés que la Iglesia muestra por la familia no es una «táctica» para conseguir adeptos; es el reconocimiento de que la experiencia y vivencia de la fe es inseparable de una vida conforme al evangelio que se recibe en el ámbito natural de la familia. De ahí la importancia de familias que den testimonio de un modo de vida que no se acomoda a la «mundanidad» sobre la que el Papa Francisco nos advierte con frecuencia. Hay una forma de vivir según Cristo que se distingue esencialmente de lo que proponen las antropologías cerradas a la trascendencia.

Con la ilusión de comenzar un nuevo curso y con la esperanza puesta en quien no defrauda, el Señor Resucitado, aceptemos esta nueva oportunidad que él nos da para trabajar junto a él en la tarea más apasionante que el hombre puede soñar a pesar de su fragilidad: hacer nuevas todas las cosas. María, Madre de Cristo y de la Iglesia, caminará a nuestro lado y nos enseñará a vivir el evangelio mediante la obediencia de la fe.

Con mi afecto y bendición

FIRMA DIGITAL OBISPO recortada

Dice el refranero popular: 'novia mojada, novia afortunada'. Si volvemos la vista al sábado 29 de junio, y seguimos el patrón del refrán, 'diácono mojado, sacerdote afortunado'. Y es que la lluvia también quiso hacer acto de presencia en el día más importante en el camino vocacional de Alberto Janusz Kasprzykowski Esteban, el de su Ordenación Sacerdotal. Muchas circunstancias concurrían este 29 de junio: solemnidad de los santos Pedro y Pablo; en Segovia celebramos San Pedro como patrón; celebramos el aniversario de Ordenación Episcopal de D. César,... y la primera Ordenación Sacerdotal en la Diócesis en los últimos tres años. Vaya, que la lluvia no iba a 'aguar la fiesta' aunque se lo propusiera. 

          Sonaban las campanas del mediodía cuando la procesión de entrada salía desde la sacristía para encarar la vía sacra y llegar hasta el Altar Mayor de la Catedral de Segovia. Al inicio, la luz, en forma de velas portadas por diferentes personas representando las realidades que Alberto se encontrará en aquellas parroquias a las que sirva: familias jóvenes, personas mayores, religiosas,... Tras el todavía diácono —visiblemente emocionado—, sacerdotes diocesanos y presbíteros amigos, el Obispo de la Diócesis, Mons. César Franco, y el Obispo emérito, Mons. Ángel Rubio. Comenzaba una ceremonia que Alberto definiría después como "tortuosa", pero que llegó al corazón del millar de personas congregado en la seo segoviana para acompañar al nuevo presbítero. 

               La segunda lectura se leyó en español y polaco, haciendo un precioso guiño a la familia paterna de Alberto. El Evangelio fue leído por Juanjo Rodríguez, recién ordenado diácono en Ávila y compañero de Janusz en el Teologado. Tras las lecturas, el acto de reconocimiento de que Alberto Janusz es un candidato digno para ser ordenado. «Después de haber consultado al pueblo cristiano, doy testimonio de que ha sido considerado digno», fueron las palabras pronunciadas por D. Juan Cruz Arnanz, rector del Seminario diocesano. Así, don César elegía al candidato para el Orden de los Presbíteros.

                En su homilía, el Obispo de Segovia comenzó asegurando que la Catedral se llenaba «de luz, como se llenó de luz la celda de Pedro, donde esperaba el martirio. Allí fue la luz del ángel del Señor, aquí es la luz de Cristo glorioso y resucitado, que vive, que está presente en la Iglesia, que actúa en ella y que llamó, ha llamado y llama a nuestro hermano Alberto para que se incorpore a él en el servicio mismo que Cristo realiza en la Iglesia. Enhorabuena, felicidades». En un día en que la Iglesia Universal celebra a San Pedro y San Pablo, don César glosó la figura de los dos santos «que son columnas insustituibles de la Iglesia y parte de la revelación cristiana» para trasladar al joven un mensaje de tranquilidad, «no temas, el Señor te será fiel», dijo, para añadir «te tienes que fiar total y plenamente de Él, sin reservas, para llegar a la meta».

               «No te haces sacerdote para que todo te vaya bien. No te haces sacerdote para que la gente te admire, te quiera, te diga piropos. Te haces sacerdote para combatir, para luchar contra el mal, contra el pecado, contra todo lo que suponga orgullo y soberbia de este mundo, que son tentaciones que nos llegan a todos. En las parroquias hay problemas, en las comunidades hay problemas, hay que afrontarlos, hay que ser fuerte, hay que combatir. Y si es preciso, y si el Señor lo dispusiera, combatir hasta dar la vida por Cristo», le trasladó Monseñor a Alberto para seguir pidiéndole: «No pierdas nunca ese gozo que tienes hoy, esa energía, ese deseo de servir a Cristo, ese correr tras Él, como dice san Pablo, aunque no llegues a alcanzarle». Finalmente, don César manifestó que «no por nuestra gracia somos vasijas de barro, sino por el poder del Espíritu Santo. Por él hemos recibido la gracia de su Hijo Sacerdote, que permanezca siempre contigo al pie de la cruz, la que el Señor te tenga reservada, y sobre todo en la alegría de la resurrección».

            Después de la homilía del Obispo, Alberto efectuó sus promesas, y tras ello, protagonizó la postración, ese momento en el que se invocó la intercesión de los santos mediante el canto de las letanías. A continuación, comenzaba el rito de ordenación sacerdotal con la imposición de manos —por el Obispo y todo el presbiterio—, y la plegaria de ordenación, tras la que Alberto recibió de manos de Florentino Vaquerizo y Fernando Mateo su estola al estilo sacerdotal, y fue vestido con la casulla. Después, recibió en las manos la unción con el Santo Crisma, signo del carácter sacramental de la ordenación. Don César también entregó a Alberto el cáliz y la patena con la que se celebró la Eucaristía, en la que el nuevo presbítero concelebró por primera vez. El abrazo entre ambos, y después con los presbíteros concelebrantes, en señal de acogida en el ministerio, selló con gozo y alegría el rito vivido como una gracia de Dios para nuestra Iglesia peregrina en Segovia. 

                   Como colofón a esta emotiva celebración, Alberto, ya ordenado presbítero, pronunció unas palabras de agradecimiento en las que empezó dando gracias «por mi familia, por mi parroquia, donde descubrí quién era Dios». Después hizo un repaso por su trayectoria vital, agradeciendo a cada grupo de personas que han caminado junto a él en la vida, desde el colegio San Juan de la Cruz donde inició su andadura, hasta el Colegio Español de Roma donde ahora reside. Ellos le han enseñado, dijo, «que el tesoro lo llevamos en vasijas de barro» y ellos le han mostrado, añadió, «que en la debilidad encuentro la fortaleza». Antes de poner el broche con un bonito lema, volvió al origen, a esa familia que le acompaña y apoya, esa que representa «mi Galilea, y a veces también un poco mi Roma». Finalmente, selló sus palabras con un lema adaptado que reza:  «Siempre cristiano. En todo, discípulo y pastor. Y solo, no, con vosotros, presbítero».

                    Un día después, el domingo 30, Alberto Janusz Kasprzykowski Esteban oficiaba su primera Eucaristía de Acción de Gracias en 'casa', la parroquia de San Millán que le ha visto crecer, conocer ese 'primer amor' a Dios y ahora cumplir con su meta: el presbiterado. El templo se quedó pequeño para albergar esta celebración en la que el joven sacerdote quiso hacer una petición especial durante su homilía: «Hoy pido que mi ministerio sea por Jesús, con Jesús y en Jesús. Que no solo levante a otros como instrumento suyo, sino que cuando agarre al otro con mi mano, le levante y note mi pulso, el pulso de Dios». Al finalizar la celebración, la Cofradía de la Soledad al Pie de la Cruz y el Santo Cristo en su Última Palabra le entregó un obsequio, así como la parroquia le hizo entrega de un maletín con material litúrgico. 

                     ¡Enhorabuena, Alberto! Gracias por tu fidelidad. Pedimos a la Virgen de la Fuencisla y a San Frutos que te protejan siempre en tu ministerio. 

 

 

 

 

 

Lunes, 01 Julio 2024 11:34

REVISTA DIOCESANA JULIO-AGOSTO 2024

Loading...

Monseñor César A. Franco, Obispo de Segovia, ha procedido a efectuar los distintos nombramientos y traslados que constituirán los nuevos destinos pastorales. Los titulares de estos oficios eclesiásticos tomarán posesión canónica de los mismos, en su mayoría, a lo largo del mes de septiembre.

Félicien Malanza Munganga, es nombrado administrador parroquial de Torrecaballeros, Basardilla, Santo Domingo de Pirón, Brieva y Tenzuela en sustitución de Jean Marie Eveve que regresa a su país, Camerún, después de finalizar sus estudios. Además, continua como capellán del Hospital General.

Antoine Lolengola Oyema, es nombrado vicario parroquial de La Lastrilla, El Sotillo, Espirdo, Tizneros, La Higuera, Bernuy de Porreros, La Mata de Quintanar y Cabañas de Polendos.

Juan Casas Filiol d Raimond, sacerdote de la Prelatura del Opus Dei es nombrado, por un año, vicario parroquial de Santa María la Real de Nieva, Tabladillo, Pascuales, Ortigosa del Pestaño, Pinilla Ambroz, Villoslada, Balisa, Ochando, Nieva, Bernardos, Migueláñez, Miguel Ibáñez, Domingo García, Añe, Armuña, Coca, Villeguillo, Villangonzalo de Coca, Ciruelos de Coca y Fuente de Santa Cruz. En sustitución de Deogratias Rulindamanywa que regresa a su país, Ruanda, después de finalizar sus estudios.

Henri Tshipamba Mukala, es nombrado administrador parroquial de Castro de Fuentidueña y Torreadrada, que deja Esteban Gago al jubilarse. Además de las parroquias que ya servía: Sacramenia, Fuentesoto, Fuentidueña, Valtiendas, Caserío de San José, Pecharromán, Cuevas de Provanco y El Vivar de Fuentidueña.

Jaime Izquierdo Martín, nombrado párroco de Castrojimeno, Castroserracín, Aldeanueva de la Serrezuela y Valle de Tabladillo, que deja Esteban Gago al jubilarse. Además de las parroquias que ya servía: Sepúlveda, Aldehuelas de Sepúlveda, Castrillo de Sepúlveda, Duratón, Hinojosas del Cerro y Ermita de San Frutos, Sotillo de Sepúlveda, Urueñas, Villar de Sobrepeña, Villaseca, Navares de Enmedio, Navares de Ayuso, Navares de las Cuevas, Barbolla, Aldeonte, El Olmillo.

Wilinton Robles Vargas, es nombrado vicario parroquial de Sepúlveda, Aldehuelas de Sepúlveda, Castrillo de Sepúlveda, Duratón, Hinojosas del Cerro y Ermita de San Frutos, Sotillo de Sepúlveda, Urueñas, Villar de Sobrepeña, Villaseca, Navares de Enmedio, Navares de Ayuso, Navares de las Cuevas, Barbolla, Aldeonte, El Olmillo, Castrojimeno, Castroserracín, Aldeanueva de la Serrezuela y Valle de Tabladillo.

José Gilmer Torres Mera, sacerdote de la Sociedad de los Misioneros de los Santos Apóstoles, es nombrado administrador parroquial de Sanchonuño, Gomezserracín, Pinarejos, Vallelado, San Cristóbal de Cuéllar, Mata de Cuéllar, Torregutiérrez y colaborador en el Santuario de la Virgen de El Henar.

Romanus Sangkur, sacerdote de la Sociedad de los Misioneros de los Santos Apóstoles, es nombrado vicario parroquial de Sanchonuño, Gomezserracín, Pinarejos, Vallelado, San Cristóbal de Cuéllar, Mata de Cuéllar, Torregutiérrez y colaborador en el Santuario de la Virgen de El Henar.

Fernando Mateo González regresa de Roma y es nombrado párroco de San Frutos y Ntra. Sra. de El Carmen, de Segovia, en sustitución de Melchor Redondo, que regresa a Madrid por motivos personales. Además, es nombrado canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Segovia.

Alain-Muswale Mwinkiew Tshidiany es nombrado vicario parroquial de El Cristo del Mercado y Santa Teresa, de Segovia.

Pedro Simón Adingra es nombrado adscrito a San Millán. Capellán de las residencias de mayores de El Sotillo-Cáritas, San Lorenzo y Asistida. Capellán del Cementerio y del Hospital de la Misericordia.

Rafael de Arcos Extremera es ratificado en su cargo de ecónomo diocesano.

Juan Cruz Arnanz Cuesta es nombrado canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Segovia.

Finalmente, Esteban Gago Pérez deja sus actuales parroquias y se jubila de responsabilidades directas. Las parroquias que tenía asignadas pasan a Jaime Izquierdo, Wilinton Robles y Henri Tshipamba.

Casi un año después de recibir su Ordenación Diaconal, y cerca de tres desde que el presbiterio diocesano acogiera a su último sacerdote ordenado —Álvaro Marín fue ordenado el 20 de junio de 2021—, llega la feliz noticia de un nuevo sacerdote para la Diócesis: Alberto Janusz Kasprzykowski Esteban. En una fecha especial para nuestra ciudad, y para la Iglesia Universal, el día de San Pedro y San Pablo, la Catedral de Segovia va a acoger la Ordenación Sacerdotal del joven, en una ceremonia presidida por nuestro Obispo. Un día en el que toda la Diócesis se vestirá de gala para festejar tan especial acontecimiento.

      Alberto es graduado en Física, y realizó los estudios de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Actualmente, se encuentra en Roma, donde está cursando los estudios de Teología Espiritual en la Pontificia Universidad Gregoriana. Allí volverá el próximo curso, ya como sacerdote diocesano, después de descansar este verano y servir, como siempre lo hace, allí donde se le necesite. Ante la escasez de vocaciones en la Iglesia, esta ordenación es un motivo de gran orgullo y júbilo para la Diócesis. Familiares, amigos, sacerdotes y fieles acompañarán el sábado a Alberto en este día tan especial en su camino, con el que comienza una nueva etapa al servicio de la Iglesia segoviana y su pastor, el Sr. Obispo.

 

20240627 CARTELES

     

Durante la celebración, el joven diácono efectuará sus promesas y, tras ello, protagonizará la postración, momento en el que se invocará la intercesión de los santos mediante el canto de las letanías. A continuación, tendrá lugar el rito de ordenación sacerdotal con la imposición de manos —por el Obispo y todo el presbiterio—, y la plegaria de ordenación, tras la que Alberto recibirá su estola al estilo sacerdotal y será vestido con la casulla. Después, recibirá la unción con el Santo Crisma, signo del carácter sacramental de la ordenación. Será en las manos, porque ellas son las que consagrarán, bendecirán, tocarán… haciendo presentes los gestos mismos de Cristo. Don César también entregará a Alberto el cáliz y la patena con la que se va a celebrar la Eucaristía, en la que el nuevo presbítero concelebrará por primera vez. El abrazo entre ambos, y después con los presbíteros concelebrantes, en señal de acogida en el ministerio, sellará con gozo y alegría el rito que la asamblea vivirá como una gracia de Dios para nuestra Iglesia peregrina en Segovia.

       Desde su llegada a Segovia la pasada semana, apenas ha tenido tiempo para descansar. Su  habitual residencia en Roma no le ha puesto demasiado fácil la preparación de esta Ordenación, por lo que en estos días va dando las últimas puntadas para que todo salga perfecto. Un día de retiro junto a los Padres Carmelitas también le ha ayudado a calmar los nervios, reflexionar y orar poniendo ante el Señor su camino y lo que está por venir. Con su habitual sonrisa, que se ve en la cara y en esos ojos tan expresivos, Alberto nos abre su corazón antes de la Ordenación recordando la entrevista publicada en «Iglesia en Segovia» y la emitida el pasado domingo en el espacio diocesano «Iglesia Noticia» de COPE.


El 29 de junio llega el gran día: la Ordenación Sacerdotal. Si tuvieras que expresarlo con un sentimiento, dirías…

Creo que el sentimiento que surge en estos momentos previos, y espero que sea así mi ministerio, es de agradecimiento. Porque considero que la Ordenación va a ser la celebración del encuentro del amor de Dios, expresada en la Iglesia y de una respuesta agradecida con mi humilde ‘sí’. Y es humilde porque lo hago con otro sentimiento también, con el vértigo, que no significa miedo o pavor, sino reconocimiento de la grandeza de ser instrumento de Dios a través de este don inmerecido.


Un hito significativo en el trayecto, echando la vista atrás, ¿cómo valoras el camino recorrido? ¿Quiénes te han sostenido y acompañado?

Ha sido una trayectoria con altibajos, pero considero que me han ayudado, primero a ser consciente de mis debilidades y fortalezas, descubrir las riquezas y dificultades de trabajar en comunidad, de conocer más la realidad diocesana y sobre todo, de aumentar mi confianza en Dios, fortaleciendo mi relación y viviendo más desde el agradecimiento, sabiendo que Él está presente en mi día a día.¡Puf!..., creo que mi cabeza se llena de nombres, familiares, amigos, feligreses de las parroquias por donde he pasado y a la que pertenezco, sacerdotes que me han mostrado su ejemplo, compañía y oración, los chicos del orfanato de Benín, que para mí fue una verdadera fuerza para entregarme desde la alegría y, muchas veces, me ha sostenido, a base de empujones, las conversaciones con desconocidos, por una palabra de aliento o por mostrarme la necesidad de decir una palabra de esperanza o realizar un simple gesto de cariño o cercanía.


A las puertas de tu Ordenación, ¿qué significa para ti el sacerdocio? ¿Qué esperas de ti mismo como sacerdote?

La forma de ser cristiano que Dios me pide para llevar a cabo, con otros, la misión de la Iglesia, en otras palabras, mi respuesta de amor concreta a todo el bien recibido, siendo servidor de todos y dando lo más valioso que tengo: Jesús. Espero ser un trabajador con las manos vacías y con el corazón lleno de nombres que poner ante el Señor y seguir creciendo en mi relación con Él, para ser testimonio de misericordia y cercanía de Dios y así poder acompañar mejor a la gente hacia Él.


Como sacerdote diocesano, formarás parte de un presbiterio de edad avanzada y heterogénea composición, ¿cuál crees que será tu aportación?

Mis aportaciones van a ser la escucha y el seguir aprendiendo de todos los sacerdotes del presbiterio. Que me puedan ver como un hermano con el que hablar, rezar y trabajar juntos, para hacer de la Diócesis de Segovia una Iglesia más misionera, cercana y viva.


Tras la celebración en la Catedral con toda la Diócesis y tu Primera Misa de Acción de Gracias en la parroquia de San Millán, ¿qué te espera en los próximos meses?

En los meses de verano estaré en la Diócesis, echando una mano donde haga falta, me iré de campamento, y espero parar para descansar un poco y aprovechar para ir avanzando algo más en el trabajo que tengo que entregar el curso que viene en Roma, ya que todavía me queda un curso allí.

 

 

Juntos en alegre y agradecida oración por los frutos del ministerio de Alberto Janusz. Pedimos al Señor que lo mantenga siempre fiel en su 'sí'.

El germen de la Hospitalidad Diocesana de Lourdes se siembra hace más de una década, cuando Nieves Rodríguez acudía como voluntaria a las peregrinaciones al Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, en Francia. El trabajo, empeño y fe de Nieves la ha llevado a ser hoy la presidenta de esta Hospitalidad en nuestra Diócesis.

            Dese aquellos primeros instantes han a Lourdes con enfermos cada año, excepto los que no pudieron organizar por motivos de la pandemia sanitaria a causa del Covid-19. Este año la peregrinación, que partirá hacia el santuario mariano el próximo 1 de agosto se celebra bajo el lema «Que vengan procesión». En Lourdes permanecerán, compartiendo experiencias al abrigo de la Virgen, hasta el día 5 de agosto.

            La experiencia de los años, y los buenos momentos que allí se viven, hacen que en cuanto se abre el plazo de inscripción se llene, casi de inmediato, el cupo de plazas disponible. No obstante, quienes estén interesados, pueden inscribirse en el turno de reserva por si alguna plaza pudiera quedar disponible.

 20240625 PEREGRINACIÓN LOURDES

 

           

Como novedad, este año un grupo de jóvenes de la Pastoral Juvenil acompañará a los enfermos y hospitalarios en esta peregrinación. Entre ellos, Pablo Sanz, cuya discapacidad «que me hace depender de una persona las 24 horas», nunca le ha «impedido alcanzar mis objetivos». Por eso, afronta ilusionado esta peregrinación, de la que espera le «ayude a afianzar mi fe y a su vez me permita conocer a más gente y divertirme».

        La presidenta de la entidad diocesana recuerda que cada enfermo irá acompañado por un voluntario —todos ellos reciben una formación previa para garantizar su atención—, ya que su bienestar es lo primordial en este viaje en el que «lo que recibimos nos agranda el corazón»,

20240625_PROGRAMA_LOURDES.jpg

       

 Casi un mes antes de la peregrinación, el 11 de julio, la iglesia de los Misioneros Claretianos acogerá la Eucaristía de envío que, presidida por nuestro Obispo, Mons. César Franco, se celebrará a las 20 horas.

Labor de la Hospitalidad

La Hospitalidad Diocesana de Nuestra Señora de Lourdes está formada por voluntarios que, provenientes de diferentes ámbitos y de diferentes edades, se preocupan por atender a enfermos y a sus cuidadores.

            A lo largo del año atienden a quienes están en sus casas, en el hospital o en residencias, así como a los familiares de todos ellos. Asimismo, se ocupan de que todo aquel que lo solicite pueda recibir la Unción de Enfermos de manera adecuada.

            En definitiva, una labor desinteresada por atender a quienes tienen sus capacidades mermadas, con el amor sustentado en la fe en Nuestra Señora de Lourdes.

La Diócesis de Segovia lanza una aplicación móvil gratuita que permite conocer siete templos de la capital: la Real Iglesia de San Miguel, las parroquias de San Andrés, San Martín, la Santísima Trinidad, San Millán, Santos Justo y Pastor, y la iglesia del Seminario Diocesano.

            Esta propuesta nace con el objetivo de incrementar el flujo de visitantes a estos lugares, y que los puedan explorar a fondo. Asimismo, se busca que los propios ciudadanos de Segovia fomenten la apreciación por su patrimonio cultural y eclesiástico. Cabe reseñar que, aunque en un momento determinado el templo pueda estar cerrado, gracias a la aplicación el usuario podrá adentrarse en él y descubrir hasta el último detalle.

            La aplicación ofrece una gran variedad de funcionalidades que, gracias a la interacción, enriquecen la experiencia del usuario. Así, encontraremos audioguías, contenido multimedia, geoposicionamiento de los templos, lectura de códigos QR, y un diploma en PDF que reconoce la visita de los siete templos.

Ofrece un manejo muy sencillo y accesible, permite leer y oír los contenidos. Además, desde un mapa se muestra la situación de las iglesias, lo que permite optimizar el orden de visita y los recorridos permitiendo calcular la distancia y el tiempo para llegar a cada una de ellas. Asimismo, desde la información de cada iglesia hay disponible un acceso directo al portal donoamiiglesia.es desde el que se puede realizar un donativo directamente al templo que se está visitando.

            Puede descargarse tanto en iOS como en Android, y está disponible en tres idiomas: español, francés e inglés. En principio, se visualizará en el idioma configurado por defecto en el dispositivo de cada visitante, y si el idioma no está disponible, se mostrará en inglés.

            Esta iniciativa, diseñada y desarrollada por la empresa tecnológica Eviden, está financiada por las propias parroquias y cuenta además con fondos de la Junta de Castilla y León a través del Plan “Nos impulsa”.

Divulgación y evangelización           

En la presentación de la aplicación, que ha tenido lugar esta mañana, el Delegado Diocesano de Patrimonio, José María Rubio, ha detallado que este lanzamiento enraíza con uno de los objetivos de la delegación, el de dar a conocer nuestro patrimonio, «pues creemos que es desde el conocimiento de lo que tenemos, desde donde vamos a cuidar más y mejor aquello que hemos heredado a nuestros mayores y que debemos dejar, sin duda ninguna, en las mejores condiciones posibles».

04 JOSÉMARÍARUBIOWEB

            La aplicación resalta los elementos más destacados desde una visión artística y cultural, teniendo también en cuenta el mensaje que transmiten, «pues es, desde este mensaje evangelizador, desde el que se va a comprender y entender mejor su visión completa y su permanencia en el tiempo», ha agregado José María.

            La presentación ha contado también con la presencia de Francisco López, director de la empresa Eviden dentro de la parte de estrategia digital. Él ha sido el encargado de desgranar la aplicación, destacando el sencillo manejo de la misma y agradeciendo a párrocos y delegación su colaboración para «hacer fácil» el trabajo.

03 FRANCISCOLOPEZWEB

            Finalmente, Juan Cruz Arnanz, en calidad de rector del Seminario y representante de las siete parroquias, ha agradecido a las comunidades cristianas por haber hecho «el esfuerzo de aportar una cantidad de unos 3 000 euros, cada una de ellas, para llevar a cabo este proyecto, una herramienta que hacía falta en nuestras parroquias».

             «Es una apuesta por una herramienta que va a permitir adentrarse mejor en esta riqueza que supone este patrimonio religioso que tenemos en nuestra ciudad de Segovia. Y siempre a través de la belleza, contemplando estas obras de arte, llegar a aquel que las ha inspirado, nuestro Dios creador, él se manifiesta en la belleza de todas estas obras que a partir de ahora vamos a conocer y a contemplar de mejor manera», ha destacado el rector del Seminario.

01 JUANCRUZ WEB

            Finalmente, ha señalado esta aplicación como un buen complemento a la colaboración con la Junta de Castilla y León en los programas «Abrimos en verano» y «Abrimos en Semana Santa», abriendo la puerta a que más iglesias de la Diócesis puedan integrarse en esta herramienta.

 

20240619 BrochureSegovia A3 finalweb

La Diócesis de Segovia viene trabajando desde hace varios meses sobre la necesidad de situarnos como «Iglesia en camino» como respuesta a la celebración, el próximo mes de noviembre, de la XLIV Semana Social en Valladolid, en la que se reflexionará sobre «El diálogo, camino para la Iglesia».

            Queremos seguir siendo una Iglesia que escuche y acompañe, por lo que como preparación a esa Semana Social, la Diócesis celebrará el próximo viernes 14 de junio una Jornada de formación y trabajo. Este encuentro comenzará a las cuatro de la tarde, con el saludo de Mons. César Franco, Obispo de Segovia, y la presentación de Mons. Ángel Galindo, vicario general de la Diócesis.

            A continuación, el Dr. Agustín Domingo Moratalla ofrecerá la ponencia titulada «Ética cívica y caridad política. Retos de la Doctrina Social de la Iglesia al siglo XXI». Domingo es profesor de Filosofía Moral y Política en la Universidad de Valencia; director del Centro Docente y de Investigación de la UIMP, y miembro de la Junta Nacional de las Semanas Sociales. Se da la circunstancia de que el vicario general de la Diócesis de Segovia también forma parte de esa junta al haber ejercido como rector de la Universidad Pontificia de Salamanca.

            Tras la ponencia se desarrollará el trabajo en grupos que, posteriormente, se presentará como propuestas de futuro para, a continuación, proceder a clausurar la jornada. Una tarde con la que se busca generar espacios de encuentro para analizar, dialogar y construir respuestas a los actuales desafíos éticos, económicos, culturales y sociales, desde un camino sinodal.

            Como labor previa a la celebración de esta jornada, en la Diócesis se ha creado un equipo de trabajo formado por miembros de la Junta de Cofradías, el Secretariado de Misiones, Cáritas Diocesana, FRATER, Justicia y Paz y algunos movimientos y asociaciones de laicos pertenecientes al Secretariado de Apostolado Seglar.

            Como trabajo a posteriori, se extraerán las reflexiones y conclusiones centrales de la jornada como material de exposición en las Jornadas de las Semanas Sociales de Valladolid.

Las Semanas Sociales

Las Semanas Sociales de Espala, integradas actualmente como un servicio de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, han desarrollado su tarea sin interrupción desde 1906, asumiendo la metodología de «Cátedra ambulante de la Doctrina Social de la Iglesia».

            Las Semanas Sociales de España se rigen por sus propios Estatutos, aprobados por la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal en 1995.

            La Junta Nacional de las Semanas Sociales está formada por los siguientes miembros e instituciones:

  • Enrique Brotons. Obispo de Plasencia (Consiliario)
  • Jesús Avezuela. Fundación Pablo VI (Presidente)
  • Francisco Prat. Cáritas Española
  • Guadalupe Sierra. Manos Unidas
  • Luis Manuel Romero. Comisión E. Laicado, Familia y Vida (CEE)
  • Francisco Romero. Comisión E. de Evangelización, Catequesis y Catecumenado (CEE)
  • Javier Alonso. Comisión General Justicia y Paz
  • Sebastián Mora. Universidad Pontificia Comillas
  • Agustín Domingo Moratalla. Universidad de Valencia
  • Ángel Galindo. Ex rector de la Universidad Pontificia de Salamanca
  • Fernando Fuentes. Comisión E. de Pastoral Social y Promoción Humana (Secretario)

Cabe reseñar que estos encuentros reúnen, especialmente, a laicos e instituciones comprometidas en la vida pública.

Jueves, 30 Mayo 2024 12:11

REVISTA DIOCESANA JUNIO 2024

Loading...

Página 1 de 72