Vivir a Cristo en la liturgia de la Semana Santa

¡Queridos diocesanos!

La muerte y la resurrección de Cristo constituyen la culminación del plan de Dios sobre su Hijo en este mundo. Son la fuente de la liturgia cristiana que ha nacido como memorial de lo acontecido en la historia de los hombres y prenda de lo que un día contemplaremos en el cielo. Se comprende, pues, que Iglesia celebre con la máxima solemnidad el triduo pascual que, en cierto sentido, se actualiza en cada domingo, día del Señor.

Las circunstancias actuales nos permitirán vivir estas celebraciones con las requeridas restricciones de aforo en los templos y respetando las indicaciones sanitarias. La presencia del pueblo cristiano es un elemento fundamental para experimentar que somos la Iglesia convocada por el Señor para unirnos a los misterios de su pasión, muerte y resurrección.

La liturgia, como sabéis bien, no es un mero recuerdo de lo sucedido en el pasado. Es su actualización que nos permite participar en la gracia que Cristo ofrece a todos los hombres que creen en él y lo confiesan como Señor y como Dios. De ahí que la presencia física nos hace, en cierto sentido, contemporáneos de los acontecimientos que fundamentan nuestra fe. El papa Francisco ha recordado recientemente que «la liturgia, en sí misma, no es solo oración espontánea, sino algo más y más original: es acto que funda la experiencia cristiana por completo y, por eso, también la oración es evento, es acontecimiento, es presencia, es encuentro. Es un encuentro con Cristo. Cristo se hace presente en el Espíritu Santo a través de los signos sacramentales: de aquí deriva para nosotros los cristianos la necesidad de participar en los divinos misterios. Un cristianismo sin liturgia, yo me atrevería a decir que quizá es un cristianismo sin Cristo» (Audiencia del 3-II-2021).

CARTA PASTORAL SEMANA SANTAEs obvio que, como ha ocurrido en este tiempo de pandemia, al no poder participar presencialmente en la Eucaristía, la posibilidad de «escuchar» la misa por los medios de comunicación es una forma legítima y consoladora de hacernos presentes espiritualmente en la acción sagrada. Esto, sin embargo, es excepcional y no equiparable a la participación directa en el templo. El Papa Francisco recuerda que «la Misa no puede ser solo “escuchada”: no es una expresión justa, “yo voy a escuchar Misa”. La Misa no puede ser solo escuchada, como si nosotros fuéramos solo espectadores de algo que se desliza sin involucrarnos. La Misa siempre es celebrada, y no solo por el sacerdote que la preside, sino por todos los cristianos que la viven. ¡Y el centro es Cristo! Todos nosotros, en la diversidad de los dones y de los ministerios, todos nos unimos a su acción, porque es Él, Cristo, el Protagonista de la liturgia».

Quiero, por tanto, animar a todos los diocesanos a celebrar, en la medida de sus posibilidades y respetando el aforo permitido en los templos, a vivir la Semana Santa de esta manera. Aunque algunos de los ritos no puedan realizarse, como ya sucedió el año pasado, la liturgia es la misma de siempre. En el Triduo Pascual y en el Domingo de Resurrección, Cristo nos une a él de forma real, aunque sacramental, y nos ofrece a manos llenas la salvación eterna. Un año más no podremos procesionar por las calles con las imágenes de devoción. Pero no por esto nos quedamos sin Semana Santa, del mismo modo que, cuando no hemos podido salir a la calle, no hemos dejado de vivir la realidad familiar en el hogar y en torno a la mesa. La participación en la mesa de Cristo, en la liturgia de su muerte y en el gozo de la vigilia pascual es —insisto— la que expresa nuestro ser Iglesia y Cuerpo de Cristo gracias a la comunión sacramental con él.

Os exhorto, hermanos, a vivir estos días santos con alegría, gratitud y esperanza. La delegación diocesana de liturgia ha ofrecido indicaciones para ayudarnos a superar el desaliento que la pandemia ha podido sembrar en nuestros corazones y para revitalizar el culto cristiano en las parroquias y comunidades. Invito a los sacerdotes a que los templos permanezcan abiertos para que los cristianos puedan acudir a rezar a lo largo del día y venerar las imágenes que sacamos en procesión. También podemos aprovechar estos días para establecer horarios de confesión sacramental y prepararnos así a la participación en la Eucaristía. Si por enfermedad, ancianidad o impedimento físico no podemos participar en la liturgia solemne de la Iglesia, siempre podremos seguir por los medios de comunicación las celebraciones del Papa, de los obispos o de los párrocos que tienen posibilidades técnicas para hacerlo.

En estos días las autoridades públicas y sanitarias nos recuerdan que debemos ser responsables con nuestra salud y la de los demás. Es un deber ético fundamental con el que todos nosotros estamos de acuerdo, aunque sabemos que en la práctica no todos lo cumplen. Yo quiero recordaros que como cristianos también debemos cumplir con nuestras responsabilidades eclesiales, que se expresan en la conversión a Dios en la lucha contra el pecado, en la caridad fraterna con los pobres y necesitados —con nuestra limosna a Cáritas el día de Jueves Santo— y con la participación en los misterios sagrados. La salud espiritual es más importante que la salud corporal, pues, como dice Jesús, «¿de qué el sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma?» (Mc 8,36). En la cuaresma y en la semana santa contemplamos a Cristo caminando hacia su destino final «por nosotros», «por nuestra salvación». Sólo hay una respuesta adecuada a la entrega de Cristo: la nuestra. La sociedad de hoy está tan preocupada por lo material, sin duda necesario, que olvida lo trascendente y definitivo: la vida eterna que nos alcanza Jesucristo por la ofrenda de sí mismo.

No escatimemos esfuerzos en vivir estos días con la mirada elevada hacia la cruz del Señor, donde, como dice san Juan, «nos amó hasta el extremo» (Jn 13,1). Aprovechemos momentos del día para orar, leer la palabra de Dios, hacer juntos en familia el vía Crucis, recordando a tantos hermanos nuestros que recorren el camino del dolor y del sufrimiento. La pandemia ha convertido al mundo en una humanidad doliente. Los cristianos hemos recibido la gracia de poder ofrecer a los hombres el consuelo y la esperanza de la salvación. Esa gracia se llama Jesucristo, que, en el misterio pascual, se ha ofrecido por todos los hombres sin excepción para compartir nuestro dolor y nuestra alegría. Vayamos a Cristo, celebremos sus misterios, cantemos el triunfo de la luz sobre la tiniebla del pecado y de la muerte. La fe en Cristo muerto y resucitado es el fundamento de nuestra solidaridad con todos los hombres y la única aportación posible para caminar con esperanza hacia nuestro último destino: la casa del Padre.

A todos los diocesanos, y muy especialmente a los que estáis enfermos o no podréis participar en la liturgia de la semana, os deseo la cercanía de Cristo que nos ofrece paz, consuelo y esperanza. ¡Feliz Semana Santa!


Con mi bendición y afecto


+ César Franco
Obispo de Segovia

 

 

*Imagen: @semanasantasegovia (Cuenta oficial de la Junta de Cofradías, Hermandades y Feligresías de Segovia en Instagram)

© 2018. Diócesis de Segovia