Mi experiencia de esta JMJ 2016 ha sido muy gratificante, muy enriquecedora. Ya viví la JMJ en Madrid, pero no ha tenido nada que ver con esta. En primer lugar porque hemos viajado al extranjero, y hemos visitados diversos y espectaculares lugares turísticos del entorno de Polonia. Gracias a ese largo viaje realizado en autobús, creo que nos ha ayudado a estar aun más unidos como familia y como iglesia. Hemos conocido a mucha gente nueva que han pasado a formar parte de nosotros, incluido religiosos y religiosas. Nos han mostrado que son personas tan sencillas y con el mismo espíritu que nosotros, los jóvenes. Muy agradecido a toda la gente que nos ha acompañado en este bonito viaje, sin dejar indiferentes a las familias que nos han acogido, sin su caridad nada habría sido posible. Y por su puesto gracias a nuestro querido Papa, por enseñarnos tantas sabias palabras; por enseñarnos a vivir y a ser personas realizadas y activas.

Gracias a todos y a cada uno de vosotros.

Nos vamos, pero volveremos.

Volver