Mi primera jornada mundial de la juventud, difícil de definirla brevemente, ha sido demasiada especia, quizá  por ser la primera o por el significado que tiene estas jornadas, el acudir a la llamada del Santo Padre como peregrinos siguiendo la cruz de Cristo.

test juan 1

Tanto la primera parte en Babienica, como la segunda ya en Bochnia son claros ejemplos de abrir nuestro corazón a los demás, y compartir con ellos todo lo que tenemos, el llegar a una casa de gente totalmente desconocía, que lo único que tenemos en común es nuestro Dios y ver cómo te acogen, como te reciben y se preocupan en todo momento de cómo estas es maravilloso, el poder compartir con ellos la experiencia vivida, el intercambiar  con ellos curiosidades de nuestro país y por supuesto hablar de nuestras culturas, totalmente distintas, es muy enriquecedor a nivel personal, el idioma no ha sido un impedimento para la convivencia, ha sido un reto superado. No podre olvidar nunca el trato que nos han dado las familias polacas, estaré eternamente agradecido.

test juan 2Esta peregrinación ha sido muy especial para mí por poderla hacer con gente a la que tengo mucho cariño y que considero buenos amigos, también he conocido a gente nueva, y que espero seguir manteniendo el contacto con ellos durante muchos años, que el buen grupo de jóvenes que hemos formado los de Segovia, guiados por nuestro obispo no se quede en esta jornada, si no que, como dice nuestra Papa Francisco, nos pongamos los playeros y salgamos a la calle, somos los jóvenes de la Iglesia Católica, y somos muchos, se nos tiene que ver y oír.

Volver