Tiempo de Adviento

La señal de Dios A las puertas de Navidad, leemos en el cuarto domingo de Adviento la revelación a José del misterio que sucede en María: el hijo que lleva en sus entrañas «viene del Espíritu Santo». Muchos cristianos tienen la idea de que José sospechó de la integridad de…
¿Debemos esperar a otro? En la espera de la Navidad, la embajada que envía el Bautista desde la cárcel para preguntar a Jesús si es él el Mesías o deben esperar a otro, cobra un sentido que supera el tiempo de Jesús. Es una pregunta que atraviesa la historia, pero…
  Cuando Juan Bautista aparece como Precursor de Cristo, ofrece un bautismo en el Jordán invitando a la conversión del corazón. Su predicación es dura, exigente, en línea con los antiguos profetas que exhortaban un cambio radical de vida para huir de la ira inminente de Dios. Las imágenes que…
La Iglesia comienza el año litúrgico con una significativa palabra: Adviento. Quiere decir llegada, venida. Es el anuncio de una presencia que afecta decisivamente a la vida del hombre: la presencia del Señor que viene. El tiempo de Adviento dura sólo cuatro semanas. Debería durar más, porque cuanto más se…
Saltó de alegría Cuando quedan tan sólo cuatro días para la celebración del nacimiento de Cristo, la Iglesia, con magistral sabiduría, lee en este cuarto domingo de Adviento la vista de María a Isabel como texto evangélico. Es un pasaje lleno de conmoción espiritual, de entrañable ternura y de confesión…
¿Un camino para Dios? El hombre religioso se pregunta a menudo cómo es posible llegar a Dios. Son muchos los que han negado tal posibilidad, apoyados en la trascendencia de Dios, en su inaccesibilidad, en su profundo misterio. Se ha llamado a Dios «el totalmente Otro» para subrayar la infinita…
Isaías, Juan Bautista, el Papa Francisco Dios no deja de llamar al hombre a la conversión. Insistentemente llama a su puerta y le importuna para que salga de su egoísmo y dureza de corazón. La voz es la misma, la de Dios. El contenido, siempre idéntico: la conversión. Las formas…
La esperanza no defrauda La Iglesia empieza el año litúrgico con el tiempo de Adviento, que prepara la Navidad. Es un tiempo breve pero intenso porque se necesita mucha intensidad para avivar la esperanza. Hablo naturalmente de la verdadera y definitiva esperanza, que dinamiza al hombre hacia el futuro y…
Volver